Imperios Luminosos

  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Imperios Luminosos
Imperios Luminosos

Aire libre: la combinación de estas dos palabras te remiten inmediatamente a una sensación de libertad, tranquilidad y felicidad, en vez del usual estrés laboral o casero. No por nada tantos artistas, como los impresionistas Monet, Manet y Renoir, decidieron salirse del taller con todo y caballete para pintar afuera y representar el verdadero sentido de la vida en la naturaleza.

En México hubo varias escuelas de pintura al aire libre a principios del siglo pasado, como la que fundó Alfredo Ramos Martínez en Santa Anita, Iztapalapa, cuando se hizo cargo de la dirección de la Academia de San Carlos en 1913. Inspirado en los pintores naturalistas franceses del siglo XIX, Ramos tituló a su escuela Barbizon, igual que el movimiento realista que estuvo activo entre 1830 y 1870 en el país galo. El objetivo principal de estas escuelas al aire libre era el de ofrecer a los alumnos la posibilidad de actualizarse y generar nuevas propuestas fuera de la tradición dictada por la Institución; es decir, “desacademizar a la academia”.

En medio de toda la oferta de arte contemporáneo que hay en nuestra ciudad, Imperios luminosos -quereúne 44 piezas de este periodo, realizadas por tres artistas: Ramón Cano Menilla (Veracruz, 1888), Ezequiel Negrete Lira (México 1902) y Mardonio Magaña (Guanajuato, 1866)- puede resultar algo aburrida: la pintura es plana pero colorida; parece algo estática, y la vegetación y los personajes, aunque realistas, se ven idealizados por los pintores. Sin embargo, las piezas funcionan como un buen registro histórico de los usos y costumbres de la gente en el campo, el trabajo de agricultura, la alimentación del ganado e incluso los juegos de niños, además de funcionar como una mirada a una corriente poco visitada en las retrospectivas de arte mexicano.

Por Begoña Irazábal

Publicado

Teléfono del evento (55) 5130 3400
Sitio web del evento http://munal.com.mx/
LiveReviews|0
1 person listening