CERRADO: Masa Madre

Restaurantes Roma
  • 2 de 5 estrellas
  • 5 de 5 estrellas
(1Crítica)
1 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
6/6
Foto: Alejandra Carbajal

Al escuchar el nombre de Masa Madre, en la Roma, imaginé un desfile de pan que me transportaría al cielo de la miga esponjada y suave y al infierno de los placeres culposos. Visité el lugar un domingo por la mañana para disfrutar de un desayuno tardío –vamos, es domingo– y desafortunadamente encontré canastas de pan vacías, servicio lento y un desayuno muy lejos de ser espectacular.

La experiencia me hizo reflexionar acerca de un punto vital de la restauración: la consistencia. Al investigar más sobre la propuesta, encontré buenas referencias en cuanto al trabajo de panificación, platillos y servicio de Masa Madre; no obstante, cuando después de casi 40 minutos llegó a mi mesa un croque-monsieur, éste resultó seco y triste en sabores.

El croque-monsieur es un sándwich caliente, clásico y muy versátil. Consiste en pan de caja untado con mantequilla, relleno de queso gruyere y jamón; puede naparse con una bechamel de queso, añadirle una rodaja de jitomate o aromatizar la mantequilla con hierbas. Lo importante del croque, ya sea monsieur o madame –éste coronado con un huevo estrellado–, es lograr una costra crujiente con el queso gratinado y que contenga suficiente entre las capas, para evitar un emparedado seco.

En Masa Madre, de acuerdo con su carta, el croque se elabora con queso menonita, jamón de pierna ahumado y aderezo de mostaza dijon; sin embargo, lo que recibí fue una torre de pan, jamón y queso, apenas derretido, sin rastro de aderezo y más bien tibio. Lo acompañan con una ensaladita de jitomate cherry, lechuga y vinagreta de balsámico, que, sin duda, se agradece. En suma: un sándwich promedio nada memorable.

Pero palmas se dan a quien las merece y éstas van para su concha de yogur: suave, esponjosa, de sabor delicado y con la costra perfecta. Quedaron ganas de ordenar otra (si hubieran tenido) porque a las once de la mañana sus canastas estaban vacías. Lo anterior corroboró dos cosas: la primera, que su pan es bueno y se acaba; la segunda, que falta cuidado para satisfacer la demanda, pues no sólo mi mesa se quedó con las manos vacías. Durante mi estancia varios clientes que buscaban pan para llevar, sufrieron el mismo destino.

Regreso al punto de la consistencia: los buenos restaurantes ratifican su calidad en cada mesa y platillo, todos los días, en todo momento. El pan de Masa Madre habla por sí solo y le ha valido una reputación; no obstante, hay que mantenerla, no descuidar detalles básicos y estar al pie del cañón.

Al final, la concha de yogur, valiente guerrera, izó la bandera de Masa Madre en un campo un poco abandonado. Vale un reconocimiento y una segunda oportunidad.

Por Natalia de la Rosa

Publicado

Nombre del lugar CERRADO: Masa Madre
Contacto
Dirección Guanajuato 202
Roma
México, DF
06700
Horas de apertura Dom-lun 8am-2pm, mar, mié y sáb 8am-8pm, jue-vier 8am-11pm
Transporte Metro Insurgentes. Metrobús Álvaro Obregón.
Precio Consumo promedio por persona $150
LiveReviews|1
3 people listening
Loren R

MUY BUEN LUGAR,  AUNQUE CUENTA CON POCAS MESAS,   LOS DESAYUNOS Y EN GENERAL LA COMIDA ES DE ALTA CALIDAD Y A PRECIO MUY COMODO