0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con el maestro tostador Pablo Contreras

Platicamos con el maestro tostador de SHB Caffé

Foto: Cortesía Centro Café

Platicamos con el especialista en café Pablo Contreras de SHB Caffé, una productora de café tostado en la que dan cursos, capacitaciones, conferencias y te permiten hacer tus propias mezclas de granos tostados en la CDMX. Prueba el café de Pablo Contreras en Centro Café.

 

¿Cómo surge el proyecto SHB Caffé y cuál es su intención?
El café ha estado en mi vida desde que tenía 16 años. SHB Caffé es un proyecto medio extraño que tiene que ver con tecnología y desarrollo con productores. La especialidad no es solamente la taza de café que le gusta al cliente, sino una buena preparación, materia prima, comercialización justa y oportunidad laboral para la gente que produce.

¿El café de especialidad es un concepto difícil de comprender hoy en día?
Pienso que se debe concientizar al cliente, brindarle una grata experiencia al beber café. Esa experiencia no es tan fácil de definir, hablar demasiado de café no es la manera, sino que debemos dejar que el café se exprese por sí solo, entonces habrá que ponerle elementos para que sea disfrutable.

¿El público mexicano está listo para esta experiencia cafetera?
Al mexicano le gusta el café. Apenas está aprendiendo a apreciarlo, pero también hay deformidades, le agregan demasiado cuento a algo que no lo tiene. Actualmente el consumo en jóvenes está aumentando, entonces ahí tienes clientes potenciales por los próximos 30 años. El chiste es no cansarlos y dar mejores bases para la educación de café.

¿Consideras al café como algo artesanal?
Pienso que es artesanal, pero tiene un componente romántico y otro de alquimia. En el mercado encuentras cafés ricos en sabor y que fueron producto de un accidente, quizá de haber estado probando cosas sin sentido y por mera creatividad; se da por la intuición y los chispazos de ingenio que han funcionado bien.

¿Cómo le recomiendas a la gente que beba café?
Le doy a los clientes las bases para disfrutar un café. Todos sabemos qué es, pero nadie sabe a qué sabe. La cuestión es, ¿cómo valorar que algo me gusta o no me gusta? Entonces lo importante es describir e identificar sabores: cómo es el cuerpo, qué tipo de acidez tiene, los colores, etc. La idea es que al final tengan un punto de partida para evaluar sus gustos.

¿Cómo tomas el café?
No tengo un café preferido; me gusta el expreso, aunque como debo tomar café prácticamente todo el día, voy tomando lo que los clientes necesitan. Pero si tuviera que pensar en un café ideal, me gustaría un expreso ligeramente cítrico, con mucho sabor dulce, mucho cuerpo -–denso y cremoso– con un postgusto largo que sea acaramelado, almendrado o avainillado; balanceado, no excesivamente amargo ni aguado, ácido. 

Comentarios

0 comments