0 Me encanta
Guárdalo

Cadáver estacional

Cansados de esperar llamado, un equipo de actores convocó a dramaturgos y directores para formar un cadáver exquisito

Foto: Alejandra Carbajal
Ximena Escalante, Martín Acosta, Ana Beatriz Martínez y Samuel Sosa

Cuando Edgar Chías les dio el "sí", Ana Beatriz Martínez, Gabriela Guraieb y Gonzalo Guzmán celebraron con un pastel de té verde. El dramaturgo se sumaba al grupo de creadores escénicos, dueños de una trayectoria sólida, para conformar Cadáver estacional, un proyecto encabezado por estos tres jóvenes que no escriben ni dirigen, simplemente actúan.

Recién egresados de la carrera de actuación, vivieron una experiencia desagradable en un casting para una obra. Esto, entre otras cosas, detonó el deseo de hacer una propuesta propia. "A partir de lo que queremos hacer y con quién, desarrollamos un juego para cuatro dramaturgos y cuatro directores, que determina la manera de crear y dirigir las obras", explica Ana Beatriz.

La propuesta es montar cuatro obras que corresponden a las estaciones del año: primavera, verano, otoño e invierno. Dentro de las normas, se incluye que un director añada un número musical a la obra escrita por otro o que un personaje del montaje use una muletilla específica.

Los integrantes de Cadáver estacional convencieron a autores como Gibrán Ramírez Portela y Ximena Escalante y a directores como Diego Álvarez Robledo y Martín Acosta para participar en este proyecto.

"Me señalaron una serie de consignas muy estrictas y difíciles de cuadrar. Fue algo de lo que más me gustó del proyecto. Curiosamente, algunas de esas reglas van en contra de lo que yo escribo, como incluir al público en la obra", confiesa la dramaturga Ximena Escalante.

"Obligarme a resolver cosas tan arbitrarias, como el uso de ciertos elementos del montaje anterior o de la utilería, me estimula. Además, me picaron el orgullo al decirme que el anterior director, a estas alturas, ya había entregado la obra completa", recuerda Martín Acosta, director de la segunda obra de Cadáver estacional.

La reunión de Escalante y Acosta con estos tres inquietos histriones en la estación veraniega, se concreta bajo el título Circo confesional para fenómenos anónimos. Como su nombre lo indica, sucede en un lugar pleno de acróbatas, payasos y animales. Lejos de la playa y los trajes de baño, el verano que propone Ximena Escalante es tan caliente como todo lo que puede suceder en un circo. El productor, a quien también convocaron los actores, es Samuel Sosa, de Petit Comité Producciones.

Gracias al régimen "nazi" -como cariñosamente llama Escalante a los métodos empleados-, Edgar Chías ya entregó el texto de otoño y David Gaitán prepara invierno, mientras David Jiménez Sánchez y Mauricio García Lozano previenen sus agendas para dirigir estas dos estaciones restantes.

Circo confesional para fenómenos anónimos. Un Teatro. Vie 8:30pm, sáb 7pm, dom 6pm. $150, $100 estudiantes, maestros e INAPAM. Hasta el 17 de agosto.

Comentarios

0 comments