Cartas al rey de la cabina

0 Me encanta
Guárdalo
Cartas al rey de la cabina
Foto: Cortesía Teatros CDMX

Sobre una mesita, el libro con las cartas escritas por una mujer que ama. Frente a la mesa, sentado está Luis Pescetti. Todo sonrisa y parsimonía lee ante su auditorio cada palabra de esas cartas con la seguridad de quien se sabe uno de los más importantes contadores de historias en América Latina.  A su lado, joven e inquieto, el cantautor Juan Quintero desgrana tonadas antiguas y contemporáneas del repertorio popular latinoamericano que complementan una experiencia íntima que va entra por el oído y se almacena en el alma.

Si bien la propuesta musical y escénica de Luis Pescetti dirigida a los niños tiene la virtud de abarcar a toda la familia y hacer que también los adultos disfruten tanto o a veces más que los pequeños, en ésta ocasión el cantautor argentino se concentra en los hermanos mayores, los papás, los tíos, los abuelos, todos aquellos mayores de edad que saben de amores y desengaños. Porque este espectáculo intimista que grabaron en CD y presentan en vivo desde 2010,  está basado en un libro del propio Pescetti que tampoco está destinado a los niños, sino a los que han dejado de serlo, para bien y para mal.

Cuando no lee las cartas, Luis charla con Juan sobre las canciones interpetadas. Cuenta anécdotas, evoca lecturas: es claro que aunque Quintero hace suyas las melodías, con sus sencillos arreglos y sutil ejecución, muchos títulos que ahí se escuchan parten del amplio conocimiento de música y vida del celebrado creador de “Vampiro negro”. Canciones lo mismo de María Grever y Joan Manuel Serrat, que de Chico Buarque y Juan Luis Guerra, así como del propio Juan Quintero, son el abrazo que necesita la escritora de esas cartas llenas de poesía triste, desolada.

El espectáculo surgió cuando Pescetti invitó a Quintero a intercalar canciones mientras él leía fragmentos durante la presentación de su libro, publicado en 2010 por el Fondo de Cultura Económica. Desde entonces, se ha presentado en diversos escenarios, aunque es notorio el éxito que han tenido en los recintos de su natal, Argentina.

Sea para niños o para adultos, la constante en los espectáculos concebidos por Pescetti es la búsqueda de la reunión, de la intimidad con su público: “Es algo que ya viene de fábrica: cuando vas a acercarte al público quieres hacerlo con un lenguaje más llano, más directo y sin rodeos o adornos raros, sin poner al arte como una cosa alejada de la vida.”

LiveReviews|0
1 person listening