Conejo blanco, conejo rojo

0 Me encanta
Guárdalo
Conejo blanco, conejo rojo
Foto: Marianela Trueba

Una noche a la semana, hasta sumar dieciocho, una actriz o un actor entrará al escenario, se pondrá de frente al público y enseguida abrirá un sobre cerrado que contiene un papel con el texto que habrá de actuar en ese mismo momento, así como las indicaciones precisas para hacerlo. A su lado, habrá escasos elementos de escenografía para apoyarse. No hay un director y no hay ensayo previo, pero no se trata de una improvisación. Es un experimento teatral que reta al actor y confronta al público.

Conejo blanco, conejo rojo fue escrita por el dramaturgo iraní Nassim Soleimanpour, quien, al no poder salir de su país, buscó la manera de que su voz se escuchara y repercutiera alrededor del mundo. Y lo está logrando: actualmente se presenta exitosamente en Nueva York, en donde estrellas como Whoopi Woldberg, Nathan Lane, Alan Cumming, Cynthia Nixon y Patrick Wilson han asumido el reto de actuar sin director, sin ensayo, con una obra que están conociendo en el mismo instante en que la interpretan.

En nuestro país, es José Manuel López Velarde el encargado de producir esta arriesgada y divertida empresa. Para ello, habló con cerca de cincuenta actores y actrices mexicanos para proponerles el reto, hasta encontrar a los 18 que cada jueves representaran por primera y única ocasión una obra de la que nadie, ni los actores ni el público, puede ni debe saber nada: a los participantes se les pide que no vean ninguna función anterior a la suya y al público se le ruega que no devele la trama. Solamente que la disfrute.

Ante un proyecto tan complejo, la apuesta descansa en la selección del elenco. Irene Azuela será la encargada de abrir boca el 9 de junio, mientras que Daniel Giménez Cacho cerrará el ciclo el 6 de octubre. Entre ellos, una pléyade de célebres y prestigiadas figuras de la actuación e, incluso, de la música: Cecilia Suárez, Úrsula Pruneda, Ludwika Paleta, Luis Gerardo Méndez, Ximena Sariñana, Alfonso Dosal, Diana Bracho, Bruno Bichir, Mónica Huarte, Gabriela de la Garza, Cecilia Toussaint, Héctor Suárez Gomís e Ilse Salas. Por primera vez, la cantante Ely Guerra lucirá únicamente sus dotes histriónicas.

Conejo blanco, conejo rojo es una sola obra, pero al ser interpretada por tan diversos ejecutantes, se convertirá en 18 obras distintas, 18 oportunidades para darse cuenta del poder liberador que tiene el teatro, no solamente para un dramaturgo al que le prohíben salir de su país, sino para todos aquellos que lo viven ya sea desde arriba o desde debajo de un escenario, en cualquier país, en cualquier idioma. 

Por Enrique Saavedra

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening