El chofer y la señora Daisy

Teatro
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
El chofer y la señora Daisy
Cortesía

Cuando Alfred Uhry escribió esta obra en 1987, nació Diego del Río, el director que ahora la lleva a escena. Un año después, Uhry ganó un Pulitzer por su texto. Dos años después, Bruce Beresford la llevó al cine y ganó el Oscar a Mejor Película. Con todo este contexto, vaya que Diego no la tiene fácil. Sin embargo, juzgarlo sin ver la obra sería caer en la premisa de la puesta en escena: todos estamos llenos de prejuicios.

Entender que estas imágenes preconcebidas nos alejan de ser grandes seres humanos, es la apuesta de esta historia que gira en torno a una anciana judía a la que le prohíben manejar y que, al tener que depender de un chofer de piel oscura, mostrará lo odiosa que puede llegar a ser una persona llena de racismo pasivo.

Tras un accidente vial, ninguna aseguradora confía en Daisy Brooks, una viuda de 50 años. Su hijo Bobby decide contratar a Jack, un chofer parlanchín que necesita el empleo. Ante este atrevimiento, Daisy siente amenazada su independencia y no le hace el trabajo sencillo a Jack.

¿Ya la odias? ¡Espera! El viaje con Daisy y Jack se convierte en una bellísima oda a la fraternidad en la que se caen las etiquetas y las similitudes nos acercan. Es la primera parte de la “trilogía de Atlanta”, escrita por Uhry. Del Río aborda el texto para convertirlo en una comedia divertida en una atmósfera de mediados del siglo pasado.

Por Irving Rivas

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening