El príncipe Ynocente

Teatro
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía Secretaría de Cultura)
1/3
Foto: Cortesía Secretaría de Cultura
 (Foto: Cortesía Secretaría de Cultura)
2/3
Foto: Cortesía Secretaría de Cultura
 (Foto: Cortesía Secretaría de Cultura)
3/3
Foto: Cortesía Secretaría de Cultura

La cárcel es el escenario en donde dos hombres condenados injustamente: uno por ser activista y el otro acusado de robo, interpretan la obra del famoso dramaturgo español Lope de Vega.

Los ajusticiados recrean en su celda las aventuras del Príncipe Ynocente, en una puesta en escena plagada de comedia física y tintes de humor ingenuo que mantienen una divertida esencia entre el público y los actores.

Conocerás la historia del Príncipe Alejandro,  que al ser desterrado pide ayuda al duque de Cleves. Lejos de su reino conoce a las princesas, hijas del noble, y se enamora de una de ellas. Sin embargo se ve obligado a desistir de su cariño por un enredo provocado por el venturoso Torcato. Este último se muestra como un personaje despreocupado que sólo vive para sus intereses, pero que en un extraño giro de tuerca llega a ser príncipe por obra de la casualidad.

El libreto adaptado por Fernando Memije, Fernando Villa y Allan Flores le da un toque de complejidad a la puesta en escena, pues involucra a solo dos actores para interpretar a dieciséis personajes diferentes. Aunque se trata de una pieza del siglo de oro español, la compañía Efe Tres Teatro logra capturar esa esencia para hablar de temas contemporáneos.

Los actores Juan Carrillo y Fernando Memije, quienes alternan funciones con Fernando Villa y Francisco Silva, consiguen el virtuosismo actoral necesario para darle fluidez a los diálogos en verso. También destacan por su versatilidad al cambiar de un papel a otro en segundos.

El príncipe Ynocente es una cálida reflexión sobre las injusticias que sufren los menos afortunados, los que carecen de poder y que están atados a los ineficientes procesos  judiciales. Cuando finaliza la historia, los dos reclusos regresan a su triste y austera realidad dentro de su celda.

Por Stephanie Valdés Govantes

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening