El reino de los animales

Teatro
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía de la producción)
1/3
Foto: Cortesía de la producción
 (Foto: Cortesía de la producción)
2/3
Foto: Cortesía de la producción
 (Foto: Cortesía de la producción)
3/3
Foto: Cortesía de la producción

Salvaje, quizá, pero el reino de los animales es, probablemente, el mejor organizado del planeta. Trazando una exquisita paradoja, el dramaturgo alemán Roland Schimmelpfennig presenta una compañía de jóvenes actores que, tras varios años de representar una obra sobre el reino animal, ven amenazado su futuro laboral ante el inminente cierre del teatro en el que actuan.

Con un desarrollo pausado que contrasta con el vigor de sus actores en diálogos y situaciones, el joven Luis Rivera sale avante en su primera dirección profesional al desentrañar un texto más complejo de lo que parece. El autor indica que la verdadera fiereza y salvajismo no se halla en los animales que representan los actores de este juego metateatral, sino en los individuos que ostentan los poderes que afectan el ejercicio del arte y sus hacedores, cercándoles las posibilidades de realizar su profesión  de forma digna y bien remunerada.

Con un humor que, al estar traducido al castellano, permite reconocer fácilmente una situación que atañe a los creadores escénicos mexicanos –y más a los de las generaciones recientes, como es el caso de Rivera y sus actores–, esta obra es un delirante vistazo a los entretelones del mundo teatral, esos que a más de un espectador se le antoja conocer.

Los actores Sergio Rüed, Emmanuel Lapin, Esteban Caicedo, Raquel Mijares, Yunuén Flores y Ari Albarrán, puntuales y solventes, nos toman de la mano y nos conducen hacia su reino: el del teatro que promete y se compromete con su propia comunidad.

Por Enrique Saavedra

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening