Ella es Doris

Teatro, Comedia
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Ella es Doris
Foto: Cortesía LAB trece
Anabel Ferreira

Anabel Ferreira, una de las comediantes mexicanas más populares de los años 90, regresa a las tablas bajo la dirección de Alfonso Cárcamo ahora en Café 22.

Ella es Doris presenta las peripecias de una diva que vive atormentada por el mundo del espectáculo y, lo peor, por sus propios pensamientos apasionados y suicidas. Al platicar con Cárcamo, escritor de la obra, me enteré de que en un principio ésta sería un monólogo autobiográfico de Anabel, con todo y tintes melodramáticos. Sin embargo, al pasar por varios tratamientos, los dos notaron la necesidad de un contrapunteo con otros personajes y prefirieron darle un giro cómico. En cuanto a los textos apegados a la vida real, se convirtieron en una obra que va para secuela.

Ella es Doris es la historia de una diva accidentada, distraída y violenta que sería la mezcla entre María Félix, Bette Davis y Ofelia Guilman. A lo largo de la obra, a Doris se le aparece Vitola (Naomy Romo), una especie de ángel de la guarda que la ayudará a salir del hoyo. Es una historia sencilla, una comedia donde hacemos evidentes todos los defectos del personaje, los cuales son meramente humanos. La gente se va a identificar en algunos actos”, apunta Cárcamo.

Esta puesta cuenta con una escenografía que requirió de una elaborada ingeniería, pues en todo momento suben y bajan cuadros multicolores alusivos a las pinturas de Piet Mondrian.

“La iconografía de los 90 tiene que ver con lo pop. Mondrian, sin ser pop, heredó muchos de sus elementos para realizar piezas posteriores. Esta puesta en escena retoma la plasticidad de la televisión: la composición plana, casi fotográfica, donde los rostros y los cuerpos se enmarcan para ganar relevancia. Es algo muy dinámico”, explica el director.

Será interesante ver en este laboratorio escénico a Anabel Ferrerira, quien, de alguna manera, experimentó en carne propia las mieles y los sinsabores del mundo del espectáculo. Pero como asegura Alfonso: “Este proyecto está encaminado a la comodidad de Anabel, para que saque lo que mejor sabe hacer: la comedia. Se van a cagar de la risa, pues es una actriz bastante integral. Además, la tendrán a un metro de distancia y, al final de la obra, saldrá para echarse un trago con ustedes”.

Por Paola Monter

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening