Entonces bailemos

Teatro, Experimental
  • 4 de 5 estrellas
(1Crítica)
0 Me encanta
Guárdalo
Entonces bailemos
Foto: Cortesía de la producción

La curiosidad por descubrir qué hay del otro lado de cualquiera de las puertas del Hotel Carlota quedará saciada con Entonces bailemos, obra que apuesta por presentar en México uno de los montajes argentinos más exitosos de los últimos años, así como uno de los textos más importantes de la nueva dramaturgia latinoamericana.

Pero el montaje va más allá al ofrecer una experiencia completa que incluye cena, una copa de vino y, por supuesto, una función teatral de formato íntimo y contenido sensual dentro de algunas de las habitaciones del hotel.

Tras darse cuenta de que ambas querían importar la misma obra, las actrices Milena Pezzi y Gabriela Steck conjuntaron esfuerzos y voluntades para dar a conocer en nuestro país el trabajo de Martín Flores Cárdenas, uno de los jóvenes autores más destacados de la escena argentina.

Las distintas historias que conforman esta pieza, acerca de las formas y texturas que alcanza una relación amorosa, sedujeron a las también productoras, quienes por separado contemplaron a Diego del Río para llevar la batuta como director del proyecto. Él ya había visto la obra. La complicidad fue inmediata.

Así, Diego del Río retoma un formato teatral que ha definido su joven y vasta trayectoria: el de los espacios no convencionales –en el extinto Trolebús Escénico presentó Rudo y en la sala comedor de una casa dirigió Tribus–.

Además, este proyecto lo lleva a cabo con actores con quienes ya ha trabajado, como Mariano Palacios y José Sampedro, y lo encuentra por primera vez con Héctor Kotsifakis y Vince Miranda. Guitarra en mano, Palacios lleva la parte musical de la obra, con temas influidos por el country y el bluegrass, mientras Sampedro es el encargado de poner el baile. Para la segunda temporada, se unen al elenco Fernanda Borches y Menny Carrasco.

Cada noche, serán menos de 30 personas las que tengan oportunidad de entrar a una de las 36 habitaciones y rodear la cama, sitio donde sucede todo aquello que tiene que ver con el amor. Como indica Del Río: “Estos personajes logran encuentros físicos y emocionales muy profundos.

No buscamos caer en lo vulgar, pero tampoco en lo tibio: es una obra cargada de sensualidad, sexualidad, violencia y poesía en el encuentro íntimo, porque eso son las relaciones”. Personajes que, sean heterosexuales u homosexuales, ofrecen al curioso espectador una visión sobre cómo se ama. “No puedes hablar de una relación diciendo solamente que es amor. Es también violencia y sexo. Nada es gratuito y este texto lo propone”, enfatiza Pezzi.

Por Enrique Saavedra

Publicado

Average User Rating

4 / 5

Rating Breakdown

  • 5 star:0
  • 4 star:1
  • 3 star:0
  • 2 star:0
  • 1 star:0
LiveReviews|1
NaN people listening