0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Itari Martha

Durante 31 años, el Foro Shakespeare ha sido un bastión del teatro independiente. Su directora nos platicó sobre los aciertos y retos de este espacio

Foto: Khrystell Zavaleta

¿Cómo percibes la situación del teatro independiente en México?
Está en desarrollo. Cuando Bruno Bichir y yo empezamos aquí hace 11 años, no había un concepto sólido de espacio independiente. Nosotros fuimos pioneros, casi a la par de El Círculo Teatral. Antes el panorama era más difícil, pues era mejor un teatro institucional (subsidiado por becas) que no vivía de la taquilla. Siempre me ha parecido un error cómo las dependencias gubernamentales tratan a un creador, no sólo en México. Amarran la creatividad de acuerdo al presupuesto. Hay gente que sólo monta obras, en lugar de generar experiencias para el público. El teatro ya no está en crisis, lo que sigue es profesionalizarlo y buscar recursos.

¿Qué acciones toma el Foro para enfrentar esto?
Creamos sistemas internos para seleccionar obras. Como no es un medio profesionalizado, no tenemos las herramientas jurídicas ni administrativas para desarrollar lo que hacemos a otros niveles. Imaginamos un panorama distinto a nuestra realidad. La tragedia es falta de imaginación.

A propósito del programa de impacto social del espacio, ¿cómo surgió?
Es una estrategia para llegar a más personas. El teatro es mi trinchera. La entiendo como un agente de transformación social. Además, Sara Aldrete, la famosa narcosatánica que fue un ícono de la crueldad en los ochenta, nos invitó a Bruno y a mí a hacerle una entrevista a la penitenciaría de Santa Martha Acatitla. Hicimos un programa de televisión dedicado a ella y a su compañía. Después, vimos actuar a los varones, pero no estaban tan preparados. Entonces, diseñé un taller de actuación de cuatro sesiones. Así fue como empezó.

Con la Compañía de Teatro Penitenciario se presentaron dos puestas en escena.
Sí, ya estamos montando una más, El mago de Oz. La de Ricardo III, de la que no tenemos temporada regular, pero hay varias funciones vendidas. Estamos remontando la primera obra, Cabaret Pánico. Ha sido toda una experiencia porque muchos actores ya están fuera de prisión.

¿Hay algunos miembros de la compañía que al salir se dedicaron al teatro?
Sí, hay dos. Israel Rodríguez "el Uyuyuy" y Francisco Javier González Cruz "el Greñas". Ambos trabajan como actores y profesores en el Foro Shakespeare.

¿Qué implica para los presos estar en una puesta en escena?
Algunos se entretienen un rato, pero hay quienes lo hacen de verdad, como "el Isra" y "el Greñas". Desde hace cinco años, nos metimos al sistema penitenciario y logramos que el teatro no sólo sea una capacitación, sino un trabajo. Los miércoles impartimos el taller y los sábados los presos dan función. Esto les ayuda a reducir su condena. El objetivo de estar en escena es reivindicarte y dignificarte.

¿Cuáles son los retos del Foro Shakespeare?
Primero, producir más. Segundo, nuestras instalaciones tienen que sufrir cambios, porque tenemos muchas carencias. El tercer reto es compartir la experiencia con las compañías para profesionalizarnos. Por eso, tenemos procedimientos en el foro: revisamos la carpeta, hacemos lecturas y, aun así, no podemos controlar cuando la obra se monta. Podríamos ser más rigurosos con las compañías si sus miembros supieran cuánto dinero cuesta. La actitud tiene que ser otra.

Comentarios

0 comments