0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Mario Marín del Río

Este vestuarista de teatro nos platica sobre su labor en escena

Foto: Alejandra Carbajal

Cuando Mario Marín del Río abandonó la arquitectura para convertise en vestuarista de teatro no imaginó que esto sería tan demandante.

Disfrutaba el trabajo de arquitecto pero nunca lo apasionó como lo hace la escena. Sin embargo, es justo su formación arquitectónica la ventaja diferenciadora en su propuesta artística.

Para diseñar el vestuario, le es indispensable el estímulo de la ficción: pensar en su efectividad escénica, en el progreso del personaje en la trama y en su lectura artística.

"Para vestirme soy práctico, más bien fachoso; sólo voy arreglado a los estrenos para que el público no piense que la mujer mejor arreglada es la responsable del vestuario", aclara haciendo hincapié del abismo que hay entre el diseño de vestuario y el diseño de modas.

En muy poco tiempo ha trabajado con los directores de teatro más destacados del DF, como Martín Acosta, Mauricio García Lozano o Enrique Singer; o escenógrafos de la talla de Jorge Ballina y Atenea Chávez.

Desde 2007 ha estado en 50 proyectos. En 2011 fue uno de los diseñadores del pabellón de México en la Cuadrienal de Praga de diseño y espacio escénico y en dos ocasiones ha recibido el premio al mejor diseño de vestuario del Festival Nacional de Teatro Universitario de la UNAM.

Entre sus trabajos más destacados se encuentra Enrique IV, con la Compañía Nacional de Teatro, que estrenó en el Zócalo del DF y posteriormente viajó al Shakespeare's Globe en Londres. También es suya la creación de vestuarios en la afamada obra Incendios y Bosques, dirigidas por Hugo Arrevillaga. Así como Timboctou de Alejandro Ricaño, que se estrenó en el Redcat Theatre de Los Ángeles, California.

En lo que resta del año estrenará las obras El curioso incidente del perro a la medianoche, dirigida por Francisco Franco y Carnada, de Richard Viqueira.

Comentarios

0 comments