Juegos profanos

Teatro, Drama
  • 5 de 5 estrellas
(1Crítica)
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía Radio UNAM)
1/4
Foto: Cortesía Radio UNAM
 (Foto: Cortesía Radio UNAM)
2/4
Foto: Cortesía Radio UNAM
 (Foto: Cortesía Radio UNAM)
3/4
Foto: Cortesía Radio UNAM
 (Foto: Cortesía Radio UNAM)
4/4
Foto: Cortesía Radio UNAM

Esta obra recuerda la frase del filósofo británico Bertrand Russell: “La humanidad tiene una moral doble: una que predica y no practica, y otra que practica y no predica”.

En Juegos profanos, el escritor chiapaneco Carlos Olmos exhibe la culpa de una familia modelo a través de dos personajes, que regresan de su muerte cada Navidad para asesinar a sus padres y, con ello, matar el secreto incestuoso que los envuelve. La tensión crece conforme los dos individuos develan lo que mantuvieron escondido por más de 10 años.

Al estrenarse en 1985 en el Foro Sor Juana Inés de la Cruz, la obra causó polémica no sólo por el tema sino por el humor negro con el que se aborda. Fue tanta la censura que Carlos Olmos hizo pública su queja por la falta de difusión de la revista Proceso en 1986, cuando dio a conocer un recuento de las puestas en escena del año anterior.

En este montaje, incluido en la cartelera del Festival Internacional On the Border between Bridges en California, Waldo Facco y Francesca Guillén muestran su trayectoria actoral en el cine, la televisión y el teatro al representar a Alma y Saúl, dos hermanos que aunque flaquean, en los momentos de enojo muestran su tenacidad para tomar decisiones. Con diálogos sarcásticos, los actores proyectan la pasión, la desesperanza y el odio que le tuvieron a sus padres Venturina y Nicolás.

La obra fue elegida para representar a la Compañía Nacional de Teatro del INBA en su programa Teatro Itinerante en 1987, bajo la dirección de Eduardo Ruíz Saviñón, quien ahora la retoma para hacer una ofrenda escénica en memoria de su escritor Carlos Olmos, a 10 años de su muerte.

Juegos profanos, que ha acumulado cerca de 300 representaciones en México y Estados Unidos, es un ejemplo del teatro gótico mexicano, no sólo por abordar el tema de la muerte, sino también por los personajes cargados de culpa y una escenografía tétrica que mantiene en alerta al espectador.

Por Dafne Arredondo

Publicado

Sitio web del evento http://www.radiounam.unam.mx/

Average User Rating

5 / 5

Rating Breakdown

  • 5 star:1
  • 4 star:0
  • 3 star:0
  • 2 star:0
  • 1 star:0
LiveReviews|1
0 people listening
D Jimenez

Esta nota contiene información tanto de los montajes anteriores como del presente. Sin duda una obra confrontadora y divertida a la vez. ¡Feliz fin de temporada!