La cama de piedra

Teatro
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
La cama de piedra
Foto: Arturo Lamadrid. Cortesía Foro Shakespeare

¿Te has imaginado el protocolo de una visita conyugal? Incluso antes de entrar al foro, los actores incitan a participar al público y sumergirse en el ambiente de las cárceles en México. Una vez que pasaste el umbral no hay marcha atrás.

No hay un punto claro del momento en el que comienza la obra. Los presos te conducen por las estrechas escaleras al espacio escénico, te indican tu asiento y comienza el diálogo con los espectadores. Te vuelves uno más.

Como preludio a las seis historias que integran este montaje, una mujer explica que, de acuerdo con un estudio, las visitas sexuales ayudan al comportamiento  de los reclusos dentro de las cárceles.

Las seis historias de relaciones entre los presos y sus parejas, en las que se observan las relaciones de poder, amor y codependencia, al final no logran una cohesión. Parece como si fueran seis obras diferentes.

Bajo la dirección de Itzel Enciso, el dramatismo de los actores por momentos es excesivo. En la escena de la primera visita homosexual, en la que Reiner López y Mariano Ruiz encarnan a una pareja que consiguió finalmente tener unas horas de "privacidad", la escena está bien construida, pero al final se vuelve dramática.

Se trata de una propuesta con un tema interesante y situaciones emotivas, pero la producción a veces demerita la historia, como ocurre en ocasiones con la iluminación. A pesar de estos detalles, La cama de piedra te envolverá y te dejará pensando en estos encuentros, en los que la privacidad no existe.

Por Cordelia Grierson

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening