La canción más alegre del mundo

Teatro, Teatro contemporáneo
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Ulises Ávila. Cortesía de la producción )
1/3
Foto: Ulises Ávila. Cortesía de la producción
 (Foto: Ulises Ávila. Cortesía de la producción )
2/3
Foto: Ulises Ávila. Cortesía de la producción
 (Foto: Ulises Ávila. Cortesía de la producción )
3/3
Foto: Ulises Ávila. Cortesía de la producción

“Hay canciones y momentos”, reza una melodía brasileña que, seguramente, ninguno de los dos personajes de esta obra conoce, pero que resulta una adecuada síntesis de lo que les sucede en escena. A través de la música, dos adolescentes se encuentran y se desencuentran y, más que descubrir al otro, se revelan a sí mismos. O al menos eso intentan.

La dramaturga Adriana Nájera presenta a dos seres contrastantes: la chica rebelde que no puede vivir sin escuchar a todo volumen la música más prendida y el muchacho bien portado que prefiere melodías suaves o, mejor aún, el silencio. Dos polos opuestos que se atraen y todo lo que eso conlleva es el sencillo y eficaz conflicto planteado.

La puesta en escena dirigida por Enrique Aguilar, austera en elementos escenográficos, ubica a la música como el centro absoluto de su propuesta: es el motivo y consecuencia de las acciones y reacciones de los dos protagonistas. Si bien la música es reproducida, el contar con un dj bajo el escenario y visible al público, aporta riqueza al montaje.

El mayor acierto de la obra es que el público queda enganchado desde el principio al entender que las canciones van más allá de simples tonadas y sonidos: son universos que acompañan nuestros mundos, historias que explican los sucesos cotidianos.

Mario Rendón y Fernanda Enemi aprovechan los estereotipos de sus personajes para hacerlos bailar al ritmo de la música y dotarlos de un brillo especial, salpicado de humor y honestidad que se agradece. Porque si no nos había quedado claro, ambos nos reiteran el poder de una sola canción para transformar un momento o una vida.

Por Enrique Saavedra

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening