La Verità

Teatro, Circos
Recomendado
  • 5 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía de la producción)
1/5
Foto: Cortesía de la producción
 (Foto: Cortesía de la producción)
2/5
Foto: Cortesía de la producción
 (Foto: Cortesía de la producción)
3/5
Foto: Cortesía de la producción
 (Foto: Cortesía de la producción)
4/5
Foto: Cortesía de la producción
 (Foto: Cortesía de la producción)
5/5
Foto: Cortesía de la producción

Cuando el teatro se fusiona con actos circenses, el resultado puede ser sorprendente. Eso es justo lo que sucede en La Verità, un espectáculo en el que 13 artistas hacen magia con su cuerpo, bajo el telón que representa la obra Tristán e Isolda, del pintor español Salvador Dalí.

Desde que se escucha la tercera llamada, bailarines con grandes penachos de plumas blancas atrapan la atención de los espectadores que intentan descifrar los diálogos en italiano, español o inglés que surgen en escena.

El idioma no es barrera para entender la obra, ya que en sí no cuenta una historia lineal. Es más bien la unión de diferentes actos de danza, malabarismo y contorsionismo. Los sentidos se cautivan con el teatro acrobático del suizo Daniele Finzi Pasca, escritor y director de este montaje que se estrenó a nivel mundial en enero de 2013 en la Place des Arts, en Montreal, Canadá.

El telón de Salvador Dalí, que mide cerca de cinco metros de altura por 10 de ancho, fue pintado en los años cuarenta en Nueva York para un ballet basado en la ópera de Richard Wagner Tristán e Isolda.  El lienzo es el elemento central que en repetidas ocasiones se usa como parte de la escenografía para generar una discusión entre los actores respecto a la pintura.

Sin embargo, lo que realmente mantiene al público a la expectativa son los malabares, acrobacias, clown y coreografías de los musicales que se interpretan. Por ejemplo, una bailarina que flota sostenida de la corbata que lleva puesta un patinador galante; o el número en el que tres artistas se deslizan por un aro gigante, retando a la gravedad.

Músicos con cabeza de rinoceronte, mujeres y hombres con coloridos tutús y otros con máscaras del rostro de Dalí son algunos de los atractivos que hacen vibrar a la gente desde el inicio hasta el final de la función. El humor es un elemento intrínseco de la puesta en escena; los actores y el maestro de ceremonias interactúan con el público, por medio de miradas confidentes y hasta conversaciones espontáneas se mantiene una conexión entre los espectadores y acróbatas.

Bajo el sello de la Compagnia Finzi Pasca y la producción de Dolores Heredia y Jorge Contreras, La Verità es una experiencia que promete mover emociones como lo ha hecho en Canadá, Uruguay, Brasil, Suiza, Hungría, Eslovenia, Dinamarca, Francia, Colombia y Holanda. 

Por Sonia América

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening