La vida es sueño

Teatro, Drama
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cinthia Patiño)
1/3
Foto: Cinthia Patiño
 (foto: Cinthia Patiño)
2/3
foto: Cinthia Patiño
 (Foto: Cinthia Patiño)
3/3
Foto: Cinthia Patiño

Por primera vez una compañía teatral mexicana lleva a escena la obra escrita en 1635 por Pedro Calderón de la Barca. Se trata de la agrupación Teatro de Ciertos Habitantes, fundada y dirigida por Claudio Valdés Kuri, la cual ensayó más de un año para ensamblar este drama de estilo barroco.

La vida es sueño relata la historia de Segismundo, hijo del rey Basilio, quien se encuentra en la búsqueda del equilibrio emocional tras ser liberado de la prisión en la que pasó buena parte de su vida.

Pareciera que, al ser una obra de teatro auto sacramental (teatro religioso del siglo XVII), podría resultar en un montaje aburrido u obsoleto. Sin embargo, Valdés Kuri logró que los 14 actores en escena interpreten ágilmente el texto y sea de fácil entendimiento para cualquier espectador.

“Este drama posee un tema sagrado, pero es profundamente emocionante. La obra habla de un camino iniciático, del trayecto mismo del humano en su evolución. Es fascinante ver cómo el hombre se enfrenta ante su propia sombra. Aquí no observaremos a un individuo pasivo o en oración, como pudiera pensarse, sino todo lo contrario: seremos testigos de un hombre que trata de salir adelante enfrentando sus partes oscuras”, nos explica el director mexicano.

El montaje está lleno de símbolos y se basa en el Quadrivium Pitagórico: el grupo de artes que incluye a la aritmética, geometría, música y astronomía. Estas son disciplinas que usaban los grandes alquimistas de la época de Calderón para explicar el mundo.

“La aritmética o la numerología se hace presente a través del verso. Los actores hablan con versos de diferentes tamaños: unos más cortos, otros más amplios; así se crea la rítmica. La geometría se ve a través del movimiento escénico, pues se hacen líneas en movimiento como círculos, cuadrados, triángulos. La música habla por sí misma. Hemos utilizado melodías barrocas y tradicionales mexicanas, pues el verso sigue vivo en el son huasteco. La astronomía aparece en las visualizaciones de iluminación, pues incluimos algunas proyecciones”, explica Valdés Kuri.

Aunque lo parezca, este no es un texto lejano a nuestra época, pues habla de los cuestionamientos filosóficos que todos nos hemos hecho alguna vez: la libertad, los sueños y el libre albedrío.

Aunque el teatro auto sacramental está en desuso, el contenido es poderoso, por lo que hay que redescubrirlo, a decir del director de Teatro de Ciertos Habitantes, una compañía que se encarga de resignificar este texto.

“Esta puesta en escena es muy importante, pues no he encontrado alguien que lo haya montado antes en México. Incluso, a nivel mundial son muy pocas las compañías que lo hacen”, asegura Valdés Kuri.

Por Paola Monter

Publicado

LiveReviews|0
2 people listening