La voz humana

Teatro, Drama
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía de la producción La voz humana)
1/4
Foto: Cortesía de la producción La voz humana
 (Foto: Cortesía de la producción La voz humana)
2/4
Foto: Cortesía de la producción La voz humana
 (Foto: Cortesía de la producción La voz humana)
3/4
Foto: Cortesía de la producción La voz humana
 (Foto: Cortesía de la producción La voz humana)
4/4
Foto: Cortesía de la producción La voz humana

La consigna del productor Claudio Sodi hacia el director Antonio Castro fue clara: dirigir como él quisiera el célebre y viejo monólogo de Jean Cocteau, con la única condición de que Karina Gidi interpretara a la protagonista.

A partir de ello, Castro adaptó el texto a fin de hacerlo más cercano a nuestro tiempo. La mujer se comunica con el hombre que ama gracias a un moderno celular y no a través de un pesado teléfono con disco y cable infinito. Además, se le asigna una ocupación, aunque no la veamos ejercerla: es escritora y publica en un periódico.

Con lo anterior, se añade un conflicto. La mujer moderna e intelectual es dominada por el amor y por la pasión que cada minuto, cada llamada entrante, cada conversación inconclusa, cada timbrazo esperado, la desplazan más de sí misma. El abandono de ella misma y no el del ser amado es la verdadera tragedia de este clásico.

Tour de force obligado para toda actriz que se respete, el mayor acierto de esta puesta en escena es la decisión de construir todo un montaje alrededor del  talento, el prestigio y la solidez histriónica de Gidi.

La actriz aprovecha cada palabra, cada gesto y cada emoción de esta devastada mujer para crecer ante el público y ante su propio adaptador y director. Su profundidad y oficio le permiten ir más allá del cambio de un teléfono por un celular.

La verdadera conexión entre el antiguo texto y la época actual lo dan los diseños de dispositivo, iluminación y vestuario de Ingrid SAC y, por supuesto, la voz de la actriz que, como en los versos de Villaurrutia (fiel seguidor de Cocteau), madura, quemadura, quema dura.

Por Enrique Saavedra

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening