Le Prenóm

0 Me encanta
Guárdalo
Le Prenóm
Foto: Cortesía Le Prenóm

Dos hermanos, sus respectivos cónyuges y un amigo se reúnen en una cena familiar. Un encuentro enmarcado por una pregunta común para toda pareja que está esperando a un nuevo un hijo: ¿qué nombre le pondrán? Duda suficiente para empezar el drama o la comedia.

Escrita por Matthieu Delaporte y Alexandre de la Patellière, esta obra es un referente al hablar de la comedia europea. En Argentina se escenificó con absoluto éxito. Ahora, en México, el actor Mauricio Islas asumió uno de los cinco personajes y, además, coproduce el montaje.

“Es una comedia inteligente, no de enredos ni de portazos. Lo que queremos es llevar al público a esa reunión de amigos y que se sientan identificados. Todos hemos tenido muy cerca a personas como estos personajes, que poco a poco llevan esa reunión a una catarsis”, señala Islas.

Mauricio Islas, conocido actor de telenovelas, asume el reto con más entusiasmo que temor. Tiene razones para ello. Lo cobijan figuras bien cimentadas dentro del ámbito teatral y cinematográfico: Tiaré Scanda, Ximena Ayala, Alejandro Calva y Víctor Huggo Martin. Todos ellos están bajo las órdenes de Antonio Castro y vivirán situaciones contextualizadas en México, gracias a la adaptación de Flavio González Mello.

Para Mauricio Islas y Antonio Castro, uno de los mayores atractivos de esta puesta es que toca el tema de los afectos, aunque lo haga de una forma tan despiadada como –aceptémoslo– sucede en la vida real.

“Es el encuentro con la otredad de tu propia familia. Es algo que quizá ocurre en el noventa por ciento de las cenas de Navidad en el mundo. Hay a quien puedes decirle: “crecimos juntos, te adoro, pero no te aguanto”. Esa contradicción de emociones curiosamente puede desembocar en cosas que uno no pensaría que pueden ser objeto de una pelea”, reflexiona Castro.

“La amistad es un tema tan simple como complejo. ¿Qué es un amigo? La obra atraviesa todos estos pasajes”, resume Islas.

Le Prenóm invita a llamar, por su nombre, a nuestros afectos.

Por Enrique Saavedra

Publicado