Limbo

Teatro, Circos
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Roberto Beltrán)
1/5
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
2/5
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
3/5
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
4/5
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
5/5
Foto: Roberto Beltrán

El límite entre la vida y la muerte, ese sendero misterioso de realidad y fantasía, es motivo de inspiración para artistas y creadores, como Dante, que en su Divina Comedia nos hace testigos de lo que es viajar del infierno al purgatorio. La actriz y directora Gabriela Muñoz explora esta temática en la puesta en escena Limbo, una obra de clown con un trasfondo muy personal que lleva al público a un universo paralelo.

“Es un proyecto que tardé 12 años en consolidar. Surge a través de una historia personal, cuando tenía 17 años estuve en estado de coma, dormí como por un mes y medio. Pensé en la obra para darle sentido a mi experiencia y hablar del limbo en el que vivimos hoy en día, esa lucha constante entre hacer caso a la razón o a los sentimientos”, comenta Gaby.

En un escenario que emula salas de hospital, Gaby revive a su personaje Greta Merengue, a quien conocemos gracias a su primera obra, Perhaps, perhaps…quizás. “La técnica clown es perfecta para la historia, ayuda a reflexionar sobre cómo usamos la razón los humanos. El payaso con su lenguaje lúdico da pie a que exista la fantasía en este mundo. Greta es como mi alter ego, esta historia es tan mía que tuve que valerme de ella para llevarla a otro termino, para poderme burlar, reírme y de alguna manera, sanar”, puntualiza Muñoz, quien también es la directora de la obra.

El espectáculo está pensado como una narrativa musical, todas las melodías son originales de Marian Ruzzi. En escena aparece el músico (y clown) Ernesto García, quien es el consejero y acompañante de Greta en esta aventura.

“Lo maravilloso que tiene el humano es su posibilidad de transformarse, reencontrarse consigo mismo. Por eso el espectáculo es una celebración a la vida y a esa búsqueda constante de uno mismo”, explica Gabriela.

La escenografía e iluminación fue diseñada por Ingrid Sac, quien ha trabajado en montajes como La voz humana y La casa de los espíritus. Elementos como un árbol hecho con muletas y material clínico, sorprenden al público ya que lo sumerge de una forma convincente al sueño de Greta. El vestuario corrió a cargo de Valentina Muñoz, hermana de Gaby.

Limbo es una propuesta que involucra al público de manera integral. Los asistentes son vestidos con batas para acompañar a Greta en su aventura y a lo largo de la obra se busca un dialogo emocional con las personas. “Ha sido un proceso fuerte y de mucho aprendizaje, ahora tengo muchas ganas de compartirla, que al final sea una historia de todos”.

Por Alejandra Villegas

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening