Locos por el té

Teatro, Comedia
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Locos por el té
Foto: Cortesía Mejor Teatro

Una disparatada compañía de teatro ensaya un vodevil (comedia de enredos) próximo a estrenarse. La directora es extranjera y debe lidiar con las inconformidades de una  actriz experimentada y las sobreactuadas líneas de un actor joven e inexperto.

En escena también aparece un actor soberbio y vanidoso, una vestuarista confundida, el histrionismo de un actor amante de la comedia musical, y un utilero que se da el lujo de interrumpir y entrometerse en el montaje de la obra.   

Hablamos de Locos por el té, obra que retrata las complicaciones reales que surgen al montar una obra: lucha de egos entre el elenco, escenografías que se caen y accidentes que deben solucionarse. Se trata de un homenaje al teatro mismo, y en ese sentido el público deja de ser espectador para convertirse en cómplice.

Esta comedia francesa fue escrita por Danielle Navarro Haudecoeur y Patrick Haudecoeur, y se estrenó en 1990. Después del éxito obtenido, volvió a montarse en 2010, superando hasta ahora más de mil representaciones.

Después de presentarse en España y Perú, llegó a México con un elenco estelarizado por la reconocida actriz Susana Alexander, así como Juan Ignacio Aranda, Ulises de la Torre, Cecilia Romo, Jack Duarte, Gustavo Egelhaaf, Claudia Nin, Ricardo Maza, Julio César Luna y Paola Mingüer.

La obra montada por la peruana Vanessa Vizcarra, y dirigida por Mauricio Galaz, celebró a finales de abril las 200 representaciones.

El director residente conoció la obra a través de Morris Gilbert, quien lo invitó a participar en el proyecto y sugirió a Susana Alexander como protagonista, “esta obra depende en gran medida de ella”, comenta el director.

Curiosamente, Susana Alexander rechazo el papel en un primer momento, “pensé que a nadie le interesa ir al teatro a ver cómo se hace una obra”, menciona la actriz. Sin embargo, al verla en París y comprobar que el público no paraba de reír pensó que algo interesante debía tener, así que decidió leerla de nuevo.

 Susana interpreta a Sofía, una actriz madura con amplia experiencia en el teatro: “mi personaje es una primera actriz y cuando la interpreto siento que soy doña Ofelia Guilmain. Aunque también tengo de referencia a otras como doña Amparo Rivelles o la señora Anita Blanch”.

Alexander, quien en varias ocasiones ha recibido el premio a mejor actriz de comedia por la Asociación de Críticos y Periodistas de Teatro, acepta que este género es complicado de realizar, sin embargo las risas le provocan mucha satisfacción: “siempre es mejor la risa que el aplauso, pues la primera la provoca una con su trabajo, el segundo sólo es un convencionalismo”.

Por Eduardo Reyes

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening