Los invertebrados

Teatro, Teatro contemporáneo
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía de la producción)
1/4
Foto: Cortesía de la producción
 (Foto: Cortesía de la producción)
2/4
Foto: Cortesía de la producción
 (Foto: Cortesía de la producción)
3/4
Foto: Cortesía de la producción
 (Foto: Cortesía de la producción)
4/4
Foto: Cortesía de la producción

La frustración profesional y la monotonía en una relación de pareja son dos de los principales temas que se abordan en la producción ganadora del Primer Premio Independiente de Joven Dramaturgia, dirigida por Nacho Ponce y escrita por Sara Pinedo.

Lucio (Aldo González) es un hombre que toda su vida soñó con ser el mejor músico de jazz y Renata (Francisca Castañeda) con convertirse en una gran cineasta. Sin embargo, las convenciones sociales hacen que los dos se encasillen en actividades que nada tienen que ver con lo que desearon. Él es un burócrata que trabaja en una oficina de gobierno, mientras que ella se dedica a producir infomerciales.

A largo de la trama, la relación entre ambos se torna cada vez más afectada por la monotonía y las discusiones que viven a diario, hasta que llega Paty (Dinorah Medina), una mujer contratada por Renata para ser la amante ficticia de Lucio. Esto con el fin de volverle a inyectar amor a su relación.

El foro es tan pequeño que permite a los actores tener un mayor contacto visual con los espectadores y mantenerlos atentos a la historia. Esto es importante porque la obra se desarrolla de manera fragmentada y a momentos puede confundir a los asistentes.

El elemento cinematográfico destaca con una pantalla al fondo del escenario en la que se muestran acercamientos a los rostros de los actores.

“Hay una razón importante por la cual usamos el formato de cinematografía: Renata hace una película con su esposo y la amante, por eso decidimos que de verdad entrara un camarógrafo profesional de cine (David Gaitán). Queríamos que la gente no sólo viera a los actores en un plano general, sino también close ups de ellos para introducirlos más a fondo en los personajes”, comenta Nacho Ponce.

El montaje cumple con su cometido: logra que el espectador se identifique con la trama de la relación disfuncional, el fracaso o el estancamiento que viven los personajes centrales.

Por Sonia América

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening