María (Tina Modotti)

Teatro
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción)
1/8
Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción
 (Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción)
2/8
Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción
 (Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción)
3/8
Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción
 (Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción)
4/8
Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción
 (Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción)
5/8
Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción
 (Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción)
6/8
Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción
 (Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción)
7/8
Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción
 (Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción)
8/8
Foto: Gabriel Morales. Cortesía de la producción

“Hay recuerdos que pesan mucho. Hay objetos que es necesario dejar atrás.” Esta frase, que se repite varias veces a lo largo de la obra, es la premisa central en torno a la cual gira María (Tina Modotti). El exilio, el desprendimiento y la lucha, así como la constante búsqueda y pérdida de una identidad, son escenificados a través de distintos pasajes biográficos de la fotógrafa italiana.

Este proyecto comenzó a formarse desde 2007 en la mente de la dramaturga española Zaida Rico, cuando encontró el libro Tinísima, de Elena Poniatowska, en una librería madrileña. Después se mudó a Argentina, donde siguió su investigación del personaje y reconstruyó su historia por medio de gente que tuvo contacto con la artista.

La pieza está cargada de emotividad. Observamos pasajes y diálogos entre Tina y otras personas, encarnadas por los actores Ernesto Álvarez y Daniela Arroio, quien alterna funciones con Micaela Gramajo. El trabajo actoral es fuerte y congruente con el tono de la obra. El guión denota una investigación exhaustiva del personaje, aunque en algunos momentos el uso del italiano parece forzado y llega a resultar chocante.

La escenografía se compone de muy pocos elementos. Algunas valijas de estilo antiguo sirven para mantener el hilo migratorio en la vida de Modotti, además son utilizadas para recrear escaleras, estrados, murallas y mausoleos. Estos recursos hacen rendir su sencillez y armonizan bien con el vestuario anacrónico de los actores. La austeridad de la guerra, la muerte y la nostalgia son matices constantes en esta historia. 

Bajo la dirección de Gabriel Figueroa Pacheco y Haydeé Boetto, la obra lleva al espectador a recorrer la Guerra Civil Española, el juicio por el asesinato del líder estudiantil cubano Julio Antonio Mella, y los últimos días de Tina.

Se observa poco de su trabajo político y artístico, pues el carácter de esta pieza es más personal. Más allá de presentar a un personaje, María (Tina Modotti) recuerda al público que la historia tiene siempre un lado no oficial, compuesto por momentos íntimos, recuerdos y reflexiones.

Por Fabiola Santiago

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening