Medida por medida

Teatro, Shakespeare
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Medida por medida
Foto: Cortesía INBA

Para los estudiosos de la obra de William Shakespeare, esta obra es considerada como “comedia difícil”, al verla, se puede intuir el porqué: sus personajes nos divierten, las situaciones llegan al pleno delirio, pero la atmósfera que la envuelve de principio a fin es sombría y como nos lo deja ver este montaje de Mauricio García Lozano, tiene una moraleja francamente cruel.

Medida por medida se trata de una de las comedias del Bardo menos mencionadas y puestas en escena. De allí que la primer valía de este proyecto sea precisamente el dar a conocer esta obra a más de una generación de espectadores. El resto de su valor es que a partir de la traducción de Alfredo Michel Modenessi, el director concibe una versión desparpajada y gozosa, gracias a que los claroscuros del texto son acentuados con bailes, cantos y versos acompañados por el ritmo de un piano y una guitarra eléctrica. 

Si en una tragedia como Ricardo III García Lozano se permite recurrir a elementos lúdicos y disparatados gracias en parte a la escenografía y vestuario de Mario Marín del Río, aquí se da vuelo empleándolos, a fin de enfatizar y enriquecer el juego de personalidades, de oposición de valores, de dobles morales, de luces y sombras.

Recurre a un reparto sólido y atractivo para confiarles el peso absoluto de la escenificación: todos interpretan un personaje estelar, pero también son parte del ensamble: de pronto todos bailan, algunos cantan y otros tocan instrumentos. Mientras descubren que su vida se rige por la ley del ojo por ojo y diente por diente, llevan los ojos vendados.

Toda la extravagancia que pide García Lozano está asumida por un reparto estupendo, que si algo mide con exactitud es la dosis de humor, cinismo, desazón y sensualidad que permea en cada situación y personaje: Ilse Salas, Harif Ovalle, Constantino Morán, Carlos Aragón, Leonardo Ortizgris, Ximena Romo, Haydée Boetto, Paula Watson, Pablo Chemor, Ricardo Esquerra, Daniel Haddad y Miguel Santa Rita explotan los talentos que los caracterizan para echarle un sabor muy mexicano a este clásico isabelino que ocurre en Viena o, para que nadie se resista, en el Bar Viena.

Por Enrique Saavedra

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening