Microdermabrasión

  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Microdermabrasión
Elena Soriano
Microdermabrasión

Esta obra levantó ámpula entre dramaturgos cuando resultó ser la obra ganadora del XXXIII Premio Nacional de Bellas Artes Mexicali de Dramaturgia (2010). No sólo era la primera obra escrita por Pablo Iván García, un joven autor a quien el gremio desconocía, sino que el consenso la señaló como una obra deficiente cuando ésta fue presentada como lectura en la Muestra Nacional de la Joven Dramaturgia, llevada a cabo en la ciudad de Querétaro.

Sin embargo, a dos años de la incómoda polémica, al fin este texto es llevado a escena por la joven directora Lila Avilés. La anécdota es muy simple: Javier, un joven que apenas consigue su independencia económica, se separa de su pareja —una exitosa chica dueña de una clínica cosmetológica— y emprende una travesía en búsqueda del amor. Pero Javier es un joven insípido sin algo qué ofrecer a una mujer. Un personaje que parece salido de las teorías de Zymmunt Bauman, ensayista, sociólogo y filósofo polaco que reflexiona sobre la modernidad a la que adjetiva como líquida. Bauman se refiere al individuo actual como un ser sin valores sólidos, que sobrevive con incertidumbre a los vertiginosos cambios que le impone el consumo, las innovaciones tecnológicas y el bombardeo mediático; en constante mutación, el individuo no puede arraigarse a una identidad, y en consecuencia sus vínculos humanos se tornan provisionales y desechables, líquidos. En su obra, Pablo Iván García escribe a un personaje perdido en un interminable viaje de autodenigración. El eterno adolescente, muy característico de nuestro tiempo, probablemente jamás logre encontrar dónde echar raíz. A pesar de que el texto efectivamente presenta momentos débiles donde la escritura se siente aún en sus primeros tratamientos, la directora Lila Avilés desentraña la esencia y el cínico humor que Pablo trabaja en su texto y, sin mayores pretensiones, crea un universo escénico muy entrañable. Un teatro lleno de referentes generacionales. La imaginación de Avilés se nota influida por la estética de videos de bandas alternativas, por el tono de cineastas como Wes Anderson, y por la animación como complemento de su narrativa. Cabe destacar el excelente trabajo de animación y video que realiza Fernando Llanos, que dan al montaje una estética muy atractiva. Con tan solo cajas apiladas la directora logra un juego escénico lleno de ingenio y sorpresas, que visualmente llegan a su clímax cuando el protagonista termina empaquetado como carne de supermercado. Los actores Natalia Nallino, Aura Colín, Mariel Rodríguez y Fernando González disfrutan la escena. Un montaje pop, donde un dramaturgo novel se inicia con voz firme dentro de la comedia, género que usa también para exponer a una masculinidad disminuida ante la soberanía de mujeres “modernas”. Un trabajo gozoso, ligero y, sobre todo, refrescante.

Por Silvia Ortega

Publicado

Teléfono del evento 3095 4077
LiveReviews|0
1 person listening