Morir o no morir

Teatro, Teatro contemporáneo
0 Me encanta
Guárdalo
Morir o no morir
Foto: Cortesía de la producción

Historias cortas de personajes al borde del precipicio son mostradas en este montaje a través del delgado hilo que divide la vida de la muerte. Bajo un pulso de electrocardiograma, en una atmósfera que nos hace sentir en la morgue, se narran siete historias.

Una madre castrante y su hija están sentadas a la mesa sin darse cuenta de que su interacción es tóxica. Hasta la forma de tomar los cubiertos o cruzar la pierna detonan la explosión de la joven ante la dominación de la mamá. Mientras, un enfermo terminal nota un guiño romántico de la enfermera que lo atiende, justo en las últimas horas que le quedan, sin dejar de pensar en las experiencias que nunca vivió.

Cada personaje, aun con sus carencias y virtudes, tiene en sus manos la solución a su vida, pero carece de claridad y deja estas decisiones al destino.

Así se ensambla una metáfora de acción-repercusión en la vida de los actores que resulta en un efecto mariposa. Las historias se convierten en drama y a la vez comedia ante el único futuro seguro para los humanos: la muerte.

Antón Araiza dirige este texto que encontró por casualidad mientras viajaba por Montevideo, Uruguay. Una década después, presenta el trabajo del dramaturgo Sergi Belbel, quien se inspiró para escribir este texto en el asesino Richard Kuklinski “The Iceman”, famoso por congelar el rigor mortis de sus víctimas.

Por Irving Rivas

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening