Que se quede el infinito sin estrellas

Teatro , Musicales
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Que se quede el infinito sin estrellas
Que se quede el infinito sin estrellas

Se cree que el cielo es de las estrellas, pero no es verdad, dos de los más grandes astros de la cultura pop permanecen desde tiempos inmemoriales en el purgatorio. Marilyn Monroe y James Dean están condenados a estar en el limbo por la eternidad, con el único consuelo de quedar grabados como leyendas en la memoria de todo el mundo.

Que se quede el infinito sin estrellas nos adentra en la torpeza y sensualidad de Marilyn, encarnada por la actriz Daniela Zavala; y la rabia y desesperanza del joven James Dean (Alberto Garmassi), personajes que formulan una crítica al modelo del star system norteamericano, al consumo y al fanatismo, pero logran mecanizar todos estos pensamientos con el humor como motor principal.

La obra de Ignacio Flores de la Lama mantiene al público divertido, muy atento a los chistes y referencias históricas que menciona cada personaje. Las carcajadas invaden el recinto al ser testigos de la lucha de egos entre los dos superactores, los momentos de baile, coqueteo y hasta canto son esenciales para hacer del ritmo de la obra algo escurridizo.

Sin embargo, el verdadero conflicto para las estrellas sucede cuando aparece una amenaza latente a su protagonismo, se trata de la Toña Sánchez, una simpática señora que no tiene la menor idea de quiénes son estos astros hollywoodenses. El contraste entre la cultura tradicional mexicana y la gringa es motivo de múltiples burlas y bromas audaces. La Toña, interpretada por Beatriz Moreno y María Alicia Delgado, llega para desmitificar la idea de que la cultura estadunidense gobierna absolutamente a todo el mundo.

Las grandes letras luminosas y el glamour de las alfombras rojas y las sillas de director nos trasladan de inmediato a la antesala del paraíso de una manera sencilla, elegante y eficaz.

Que se quede el infinito sin estrellas garantiza pasar un rato agradable, provoca reírnos de la soberbia de los vecinos del norte y también de los estereotipos que se tienen sobre el ser mexicano.