Santificarás las fiestas

Teatro
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción)
1/8
Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción
 (Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción)
2/8
Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción
 (Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción)
3/8
Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción
 (Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción)
4/8
Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción
 (Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción)
5/8
Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción
 (Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción)
6/8
Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción
 (Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción)
7/8
Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción
 (Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción)
8/8
Foto: Alma Curiel. Cortesía de la producción

Coral Fabré y Nicolás Estrella son una pareja poco común. Ella es una obesa enfermera psicótica y él es un apuesto vividor neurótico, ambos son asesinos seriales y los personajes del filme Profundo carmesí, de Arturo Ripstein. A partir del impacto visual, más que del psicológico, la dramaturga yucateca Conchi León construye a otros dos seres igualmente solitarios, excéntricos y dignos de toda ternura: Marisa y Sergio.

A diferencia del sórdido filme de Ripstein, León lleva a esta pareja a una mesa muy defeña. En efecto, la voz de la dramaturga es una de las más ricas de la escena teatral del interior del país y, afortunadamente, ha resonado en nuestra ciudad. La prueba es esta comedia familiar cuya raíz yucateca se traslada a la Ciudad de México, de la mano del director francomexicano Boris Schoemann.

El texto, lleno de un humor ácido, se conjuga con un espacio elegante y el lenguaje corrosivo que emplean las neuróticas mujeres de esa familia. Aunque Sergio está presente y detona, en gran parte, lo que sucede en esa malograda cena de Año Nuevo, la obra es de las mujeres que la protagonizan: Marisa, su hermana Otilia y la tía Felisa.

En una hora, vemos a estas tres mujeres despedazarse ante los ojos de Sergio, el invitado incómodo, con palabras cada vez más hirientes y, sí, más divertidas. Esta comedia desmitifica y humaniza el culto a la familia y las tradiciones, a partir de la crueldad y el sarcasmo. No puede más que doler y divertir, al mismo tiempo. Como toda reunión familiar que se respete.

Si algo redondea las visiones de la autora y el director es el certero reparto, compuesto por actores más ubicados como dramaturgos y directores: Alfonso Cárcamo, Mariana Hartasánchez y la propia Conchi León, que están muy bien acompañados por la espléndida Paloma Woolrich, quien se encarga de dejar claro el difícil ritmo y tono que requiere una obra que habla, cruel y entrañable, sobre el amor.

Por Enrique Saavedra

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening