Silencio, las aves pasan volando

Teatro, Teatro contemporáneo
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/5
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/5
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/5
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/5
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/5
Foto: Alejandra Carbajal

Alicia e Irene son una pareja homosexual que se esfuerza día a día por salvar su relación. Viven en un pequeño cuarto en el que se desarrollan sus peleas y reconciliaciones. Las dos están inconformes con sus vidas y esto les hace preguntarse si vale la pena seguir juntas.

Irene tiene un empleo estable y mantiene una relación cercana con su familia; sin embargo, ser lesbiana le genera un grave conflicto existencial, pues esto no va con los ideales y la formación estricta que le dieron sus padres. Mientras que Alicia es una persona hippie que lee mucho y constantemente está comparando lo que sucede en su vida con lo que dicen los autores.

Durante los 60 minutos que dura la obra, Alicia cita libros de autores como J. D. Salinger, Jean Baudrillard y Jack Kerouac para hacer referencia a los momentos de soledad, rutina o cualquier otro sentimiento que experimente en su vida.

“Más que sonar a un discurso intelectual, buscamos que a la gente le dé curiosidad por saber cuál es el libro mencionado, y también que se sienta identificada con los personajes. No queremos romper esquemas o reinventar el teatro, sólo nos gustaría que al salir de aquí se cuestionen si realmente están conformes con lo que hacen y desean para su vida”, comenta Eduardo Celaya, director de la obra.

En un pequeño foro en el centro de la ciudad -que funciona como cafetería-, los espectadores pueden disfrutar de esta pieza sentados alrededor del escenario en cómodos sillones que los hacen sentir como si tuvieran el teatro en casa. 

Las actrices Ana Nolasco y Gabriela Zas interpretan con honestidad a sus personajes, se nota el trabajo y la empatía que cada una siente por la difícil situación de Irene y Alicia. El guión es original de Eduardo Celaya, quien también dirige la puesta en escena que provoca serias reflexiones sobre lo que somos y lo que queremos como personas. 

Además de los libros citados, también destaca la música tomada del documental alemán Pina, del director Wim Wenders, que musicaliza los movimientos corporales ejecutados por las actrices en momentos clave de la representación.

Por Sonia América

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening