Una noche en la playa

Teatro, Comedia
0 Me encanta
Guárdalo
Una noche en la playa
Foto: Dzilam Méndez. Cortesía de la producción

Al regresar de una Muestra Nacional de Teatro, don Alejandro Bichir, patriarca de esa familia, advirtió al mayor de sus hijos sobre la prometedora irrupción de un dramaturgo y director llamado Alejandro Ricaño. No han pasado muchos años desde entonces y el prestigio del que actualmente goza el joven creador, tras el sucesivo éxito de sus montajes, le permite ser escuchado y atendido, en su calidad de director, por Odiseo Bichir, el primogénito de la célebre estirpe.

Cuando recibió la invitación para sumarse al equipo de esta obra del autor español Javier Veiga, Bichir aceptó de inmediato: “Me gustó cómo está escrita, el sentido del humor, el juego entre los personajes, las sorpresas que presenta la historia y el suspenso que contiene. Es una comedia con una serie de momentos dramáticos de fondo muy bien manejados. El público se encuentra algo hondo, emotivo e, incluso, estremecedor.”

Para contar el conflicto entre un turista gringo que se niega a abandonar la hamaca de un restaurante playero y el camarero que necesita cerrar el local y regresar a descansar a casa, las productoras Ana Bracho y Paula Sánchez Navarro invitaron a un joven actor cuyo trabajo constante y sólido lo hacen un claro protagonista de la escena actual. Alfonso Dosal confiesa que, en cuanto leyó la obra, pensó que había sido escrita por Ricaño y no por Veiga.

“La adaptación a México vino muy bien, porque todo el tiempo estamos hablando de la forma de ser del mexicano. El original contrapone a España con Suecia y aquí es México contra Estados Unidos, porque seguimos con una idiosincrasia particular frente a ese país. No estamos aleccionando a nadie con esta obra, pero sí hay un espejo sobre cómo somos y cómo operamos los mexicanos. Lo mostrarnos sin irnos a las formas burdas o frías, sino a través de una alegoría.”

Y aunque ambos actores relacionan la comedia que protagonizan con las obras escritas por Ricaño, éste asegura que eligió el texto por ser totalmente ajeno a su estilo: “Como yo tengo muy resuelta la necesidad de decir lo que quiero decir y la manera en que pienso y concibo el mundo a través de mis textos, al dirigir ya no tengo la necesidad de comerme el discurso del dramaturgo, sino de estar en función de él, de su texto y de los actores, eso me importa más que mi discurso como director.”

Por Enrique Saavedra

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening