Metal y hueso

Cine, Drama
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Metal y hueso

Desde el momento en que conoces a Alain (Matthias Schoenaerts) robando en tiendas y hurgando por comida en la basura a lado de su hijo de cinco años, puedes notar que este marginado es un sobreviviente. Al trabajar como sacaborrachos en un club, rescata a Stéphanie (Marion Cotillard) de una pelea; en primer lugar vemos a una chica ebria y deprimida en peligro que cae al piso lentamente. Un accidente en su lugar de trabajo (entrena orcas en un parque acuático) pronto le costará sus extremidades inferiores.

Los espectadores perspicaces pensarán que se trata del típico melodrama de sanación mutua. Pero el director Jacques Audiard tiene otra meta, mientras los temas de discapacidad salen a relucir, estos pasan a segundo plano para darle mayor importancia, como característica del cineasta francés, a los aspectos limitantes y liberadores de la violencia masculina.

El uso conmovedor de “Firework”, la canción de Katy Perry, casi anulan una tragedia de tercer acto, pero en contraparte son los actores quienes vienen a salvar la película de convertirse en una telenovela hacia la irrelevancia miserablista europea. Cualquiera que haya visto la nominada al Óscar Bullhead sabe que Schoenaerts puede canalizar la volatilidad masculina como un profesional, pero es Cotillard quien sorprende: Demuestra una destreza que vuelca las convenciones de la comedia sexual al invertirlas con un propósito solemne. Afortunadamente resulta que se vuelve bastante graciosa por sí misma. Los tres protagónicos están estupendos, al utilizar diálogos geek con deleite. Si llega a darse un traspié es al traer todo a un enfoque tan cerca que, para los diminutos gestos y las expresiones faciales que sugieren emociones mínimas. Si en La vida en rosa confirmó que podía hacer un protagónico, Metal y hueso prueba que ella es una actriz intuitiva y sutil.

Por David Fear

Publicado

Detalles del estreno

Reparto y equipo

LiveReviews|0
2 people listening