El movimiento no está en la pantalla

Arte, Arte contemporáneo
soma
Foto: Cortesía SOMA

El movimiento no está en la pantalla es el resultado final de un grupo de estudiantes DE SOMA, una instalaciín que por primera vez se muestra en el interior de esta institución de arte.

Al entrar te topas con una serie de piezas mosaico color negro colocadas en el piso, todo esto es resultado de una vasta investigación que la artista Brenda Castro hizo acerca de ciertas teorías que quedaron obsoletas con el paso del tiempo, aun así, ella rescató escritos acerca del universo y el océano para dar trasladarlos en un lenguaje visual.

En seguida encuentras a El prisionero cognitivo, un video de 25 minutos que involucra prácticas de psicoanálisis; Javier Velázquez (alumno) le da indicaciones al actor Pedro Mira, quien llega a su límite al exponerse a escenarios vulnerables que debe superar.

Poco a poco la experiencia te confunde pero a la vez quieres continuar con una sensación que no se compara con ninguna otra. Una luz tenue cae en un rincón del lugar. En un pequeño cuarto hay dos placas de latón colgadas y en ellas se reflejan varias lunas en distintas posiciones, el mensaje de esta instalación se basa en el texto La invención de Morel, que habla sobre un náufrago que vive engañado por su mente pues todo lo que imagina nunca está presente.

De igual manera, Carolina Fusilier ameniza el recorrido con salitas para descansar llamadas Vestíbulo I y II, las cuales nacieron de lugares poco comunes, por ejemplo: adecúa el espacio libre que hay debajo de las escaleras para hacer una estancia pequeña llena de cojines, conchas de mar y pinturas que Fusilier realizó y colocó para darle un plus a los lugares.

Este montaje, toma un sentido más potente cuando llegas a , una exhibición montada por Raúl Mirlo, él destaca la importancia de las cosas que casi nadie ve; los elementos claves que conforman la pintura: un costal de cemento, lino, madera y concreto. A estos cuatro materiales les da la importancia que merecen, no muestra cuadros, no muestra montajes, sólo demuestra que sin los materiales antes mencionados no existiría ninguna pieza de arte.

Paso a paso uno se va a adentrando a la psicología de los artistas que conforman la muestra, resulta increíble percatarse que cada uno tiene una forma distinta de representar el arte contemporáneo. Por ejemplo, Alejandra Bolaños con sus 11 carteles impresos en serigrafía nos sitúa en el contexto histórico del arte de su natal Veracruz; mientras que Miguel Salazar, con sus tres vaciados sobre concreto y vinil sobre muro, rescata piezas obsoletas y las transforma en monumentos; por otro lado, Valentina Díaz nos sorprende con siete estructuras de madera a escala humana y siete fundas tejidas con una máquina que dejó su abuela; Lucía Hinojosa presenta un video titulado Rotaciones en resistencia; Carlos Hernández muestra Estado de Naturaleza, una instalación hecha de estiércol de vaca, barro y pasto; y Marcia Santos ofrece performance de 5 minutos.

Por Aura Ramírez Cornejo

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening