Las tinieblas sobre la faz de la tierra

Arte, Arte contemporáneo Gratis
Exposición La bruma y Las tinieblas sobre la faz de la tierra de Bosco Sodi
Foto: Cortesía Galería Hilario Galguera

Una serie de obras que “no necesitan explicación” y al mismo tiempo buscan “detonar reflexiones sobre la vida y la muerte”, según su autor, conforman el núcleo de la exhibición Las tinieblas sobre la faz de la tierra del artista Bosco Sodi, en la Galería Hilario Galguera.

Se trata de 10 pinturas en las que predominan el blanco de titanio, el carbón negro y el aserrín con las características formales que son ya el sello del artista, a las que se suman 12 esculturas de barro que Sodi comenzó a trabajar luego de la pérdida de un ser querido. El artista mexicano pasó un año produciendo estas piezas que, a decir suyo, se desarrollaron de forma orgánica: “Toda esta obra la hice en el estudio de Nueva York. En mi proceso no hay ensayos, simplemente comencé a experimentar e ir viendo resultados. […] Quería trabajar con el blanco y el negro, que son colores opuestos, para hacer una obra que hablara de la dualidad, de la constante lucha entre la luz y la oscuridad, la vida y la muerte, el alma y el cuerpo”, cuenta.

Sin adherirse a una cosmovisión en particular, Sodi pretende que el espectador extraiga de las piezas sus propias conclusiones; sin embargo, la exposición sugiere un diálogo entre pintura y escultura, lo que exige una reflexión sobre las disciplinas, el papel del artista, su relación con los materiales y el trabajo manual. Esto inevitablemente propone un discurso. 

¿Hay otro eje conceptual además de la obvia dualidad? Hay muchos espacios negros en los lienzos como para desechar el intento de un mensaje. Luego de entrevistarlo, Sodi parece inclinarse por la lucha: “Quería que el espectador sintiera ese vacío de color y se enfocara más en esta lucha de opuestos, en la batalla entre los dos colores; uno tratando de conquistar al otro, esta sensación de que en cualquier momento el negro le va a ganar al blanco o viceversa”.

Existe, pues, una correlación entre materialidad y contenido, entre la superficie visible de las pinturas, las texturas logradas gracias al aserrín y la tridimensionalidad de sus esculturas, incluso si el propio creador no logra (o no quiere) describirla con precisión. “(Las pinturas) son piezas tridimensionales, escultóricas... que a su vez van a dialogar con mis esculturas de barro. Se trata de hacer una exposición que tenga una sensación muy cósmica”.

Recomendado: 10 exposiciones que debes ver durante la semana del arte

Por Javier Sánchez

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening