Todo lo otro

Arte, Arte contemporáneo
4 de 5 estrellas
Todo lo otro (Foto: Eduardo Ávila)
1/4
Foto: Eduardo Ávila
Todo lo otro (Foto: Eduardo Ávila)
2/4
Foto: Eduardo Ávila
Todo lo otro (Foto: Eduardo Ávila)
3/4
Foto: Eduardo Ávila
Todo lo otro (Foto: Eduardo Ávila)
4/4
Foto: Eduardo Ávila

350 piezas en la muestra que abarca la práctica de Germán Venegas desde 1995 hasta la fecha

Todo lo otro es la exposición retrospectiva del artista plástico mexicano Germán Venegas que abarca la producción realizada desde 1995 hasta la fecha, siendo ésta la más completa y amplia que se ha realizado sobre el artista. A lo largo de seis salas se muestran sus 23 años de trayectoria a través de escultura, pintura, talla en madera y dibujo.

En las obras de Venegas vemos influencia de diferentes culturas como la prehispánica, la asiática y al occidental, pero el eje central de esta exposición gira en torno al budismo y a la meditación zen. La primera parte de la muestra está compuesta por una serie de pinturas en las que el artista intenta descifrar el significado de pintar, utilizando tres o cuatro colores para plasmar la influencia de la escuela griega. 

También verás la serie Ehecatl y Tlalocan, con inspiración en figuras prehispánicas, que son dibujos de tinta sobre papel con cabezas superpuestas: “Trato de buscar las soluciones plásticas de las culturas antiguas y empiezo a trabajar haciendo un amontonamiento. Hablo, por un lado, de esa cabeza obsesiva que repite algo a manera de mantra hasta que adquiere una energía especial y por otro, también de la cabeza como la base de la existencia y el lugar desde donde surge todo”, comenta Venegas. 

El piso superior de la exposición se descubre como un plano celestial con piezas relacionadas con lo esotérico, la mitología y las deidades, por su parte, el piso inferior aborda el paso a lo espiritual y divino por medio de la sabiduría, la meditación y el ascetismo (filosofía que busca la purificación a partir del rechazo a los placeres). “La exposición busca resolver dudas que nos pertenecen a todos alrededor de la muerte o el deseo, al final entra la meditación para traer respuestas. Es un camino que le beneficia al ser humano, al ver cómo la realidad nos afecta y cómo nosotros afectamos la realidad”, dice Venegas en relación a la dualidad de la exposición.

En la última parte de la muestra se encuentran la serie El violín y la flauta, 54 cuadros que replican con diferentes estilos la pintura El desollamiento de Marsias, resultado de su trabajo obsesivo en el que se incorpora la práctica budista. También se ve un buda de cinco metros tallado en madera, además de la serie Autorretratos, en esta Venegas se dibuja a sí mismo explorando su relación con la muerte y mostrando referencias a los desnudos eróticos de Velázquez.

Por Eduardo Ávila

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening