True Story

Arte, Arte contemporáneo
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alejandra Villegas)
1/7
Foto: Alejandra Villegas
 (Foto: Alejandra Villegas)
2/7
Foto: Alejandra Villegas
 (Foto: Alejandra Villegas)
3/7
Foto: Alejandra Villegas
 (Foto: Alejandra Villegas)
4/7
Foto: Alejandra Villegas
 (Foto: Alejandra Villegas)
5/7
Foto: Alejandra Villegas
 (Foto: Alejandra Villegas)
6/7
Foto: Alejandra Villegas
 (Foto: Alejandra Villegas)
7/7
Foto: Alejandra Villegas

Obras que se atraen y se repelen es lo que verás en la muestra colectiva True Story, curada por Michel Blancsubé. El investigador francés reúne la obra de 14 artistas, entre los que destacan Francis Alÿs, Thomas Hirschhorn, Raul Ortega Ayala, Marco Rountree y Julien Devaux.

La exposición se relaciona con el mismo proceso que Blancsubé utilizó para dos muestras anteriores: Entre patio y jardín (Puebla) y YÄQ (Guadalajara). En los tres proyectos Blancsubé elige y ordena las piezas de la exposición de modo que provoquen tensiones entre ellas. En el caso de True Story, este fenómeno es notorio en dos piezas: el video Problemas del momento en nueve estudios breves de Juan Pablo Macías, en el que durante 41 minutos se cuenta la historia de un grupo socialista de Topolobampo activo en el siglo XX; y su contraparte es la pieza audiovisual de Jean-Charles Hue, quien grabó en 2007 la campaña de Jorge Hank Rohn para ser gobernador de Baja California.

Un aspecto que une a los artistas es su contemporaneidad, en sus piezas observamos su visión de la realidad. Para el curador un término fundamental en el arte actual es el papel del creador como sismógrafo de su época. Por ello no te sorprendas al ver el collage de Thomas Hirschhorn, quien realiza un fuerte crítica a la violencia desmedida y a la frivolidad con las que bombardean los medios de comunicación, confrontando un shooting de moda con una ejecución en plena calle.

Verás una de las pinturas menos conocidas de Francis Alÿs: True Story, pieza que da el nombre a la exposición y que data de 1990. Otra obra destacada es la fotografía de Rodrigo Suárez con una bandera de México con franjas negras, acompañada de su certificado de autenticidad, que irónicamente, dicta que ningún símbolo patrio puede ser modificado.

Por Alejandra Villegas

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening