Una ofrenda de película

Arte
Una ofrenda de película
Foto: Cortesía Museo Dolores Olmedo

La magia cinematográfica hizo de las suyas en pleno siglo XXI para traernos Coco, la primera película en abrir el FICM, como una de las grandes representaciones del Día de Muertos. Pero las viejas y clásicas obras no quisieron quedarse atrás, así que decidieron transformarse en calaca.

Así llega una ofrenda de película al Museo Dolores Olmedo, un homenaje al detrás de cámara y a las piezas insertas en el imaginario de los mexicanos. Actores, directores, camarógrafos, sonidistas, maquillistas y editores representados en los meros huesos, pero construidos artesanalmente.

Nueve filmes integran esta muestra: desde el icónico Santo contra las momias de Guanajuato (Federico Curiel, 1973), A toda máquina (Ismael Rodríguez, 1951), El vampiro (Fernando Méndez, 1957) y la de Emilio “Indio” Fernández Salón México.

Una mezcla de géneros que van desde el cine de cabaret y hasta humor negro. El altar de muertos creado bajo el auge mexicano estará principalmente dedicado a Diego Rivera y Frida Kahlo; checa sus retratos envueltos en un tapizado de cempasúchil.

Sigue festejando estas coloridas fechas con el pan de muerto y los 10 eventos imperdibles para celebrar el Día de Muertos.

Por Regina Barberena

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening