Venid a mirar… Y abrid el corazón a las cosas pequeñas. Nacimientos de tradición

Arte
 (Foto: Alejandro Ortiz)
1/10
Foto: Alejandro Ortiz
 (Foto: Alejandro Ortiz)
2/10
Foto: Alejandro Ortiz
 (Foto: Alejandro Ortiz)
3/10
Foto: Alejandro Ortiz
 (Foto: Alejandro Ortiz)
4/10
Foto: Alejandro Ortiz
 (Foto: Alejandro Ortiz)
5/10
Foto: Alejandro Ortiz
 (Foto: Alejandro Ortiz)
6/10
Foto: Alejandro Ortiz
 (Foto: Alejandro Ortiz)
7/10
Foto: Alejandro Ortiz
 (Foto: Alejandro Ortiz)
8/10
Foto: Alejandro Ortiz
 (Foto: Alejandro Ortiz)
9/10
Foto: Alejandro Ortiz
 (Foto: Alejandro Ortiz)
10/10
Foto: Alejandro Ortiz

Sabemos que sacar los adornos de navidad para decorar la casa es todo un tema en las familias mexicanas. Ahora imagina lo complicado que es juntar más de 3 mil piezas para un nacimiento. Muy difícil, ¿cierto?

A lo largo de 50 años, Celia Chávez ha buscado en los rincones de nuestro país muestras artesanales que representen el nacimiento de Jesús para enriquecer su propia colección. Su pasión por descubrir la historia e identidad de nuestros pueblos mexicanos, le ha dado la oportunidad de exhibir más de 220 nacimientos en el Museo Nacional de Culturas Populares. “Fue tan grande el desafío por montar toda su colección que sería más fácil recolectar 30 piezas de Van Gogh que esta exposición entera”, bromeó Rodolfo Rodríguez (director del museo).

Desde el momento que entras a la sala, su pared principal te cautiva por medio de su diseño, pues incluye distintos personajes de la exposición acomodados en círculos. Mirar cada nacimiento es conocer diferentes culturas y artistas a través de sus muestras hechas a mano. Encontrarás todo tipo de estilos y materiales entre los que destacan el barro negro, madera, hoja de maíz o vidrio. Sin duda conforme avanzas en la exposición querrás llevártelos a tu casa (aunque no se pueda).

Hay nacimientos tan completos que cuentan la historia de nuestro país a lo largo de diferentes escenarios que conviven entre sí. En otras muestras su olor te dirige a ellas y al encontrarlas observas que están hechas con fibra vegetal cubiertas con flores inmortales, lo que causa el aroma tan peculiar. Algunas piezas son tan delicadas y pequeñas que se encuentran en vitrinas, como un nacimiento encapsulado en una botella de vidrio con un centímetro de grosor o uno que se encuentra dentro de una caja de cerillos. Nuestro favorito sin duda fue el Nacimiento Oapan que se realizó a través de barro modelado y fue pintado por artistas de San Agustín Oapan con engobes.

Date una vuelta para ver cómo están elaborados cada uno de los nacimientos y siéntete orgulloso de la creatividad que caracteriza a nuestro país. No te pierdas la oportunidad de ver esta colección que refleja parte de lo que somos como sociedad, además de ser una gran oportunidad para inspirarte en tu nuevo nacimiento.

Si se te complica asistir, conoce 10 exposiciones que debes ver en diciembre en la CDMX.

Por Alejandro Ortiz

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening