Rice, danza de Taiwán

Danza
 (Foto: Cortesía INBA)
1/2
Foto: Cortesía INBA
 (Foto: Cortesía INBA)
2/2
Foto: Cortesía INBA

Agenda un espacio en febrero porque el Palacio de Bellas Artes y Cloud Gate Dance Theatre, la compañía con mayor reconocimiento en el mundo de la danza de Taiwán, traen por primera vez la obra de Rice. Esta pieza de danza contemporánea está dirigida por Lin Hwai-min (fundador de la compañía) y junto a 24 bailarines en escena, representa la historia de los arrozales de Chihshang, Taiwán. 

A diferencia de la danza mexicana, los bailarines de esta muestra han sido entrenados a través de la meditación Qi Gong, artes marciales y diferentes estilos de danza. La muestra estará acompañada por música en Hakka (un dialecto chino antiguo), la melodía de los tambores de Liang Chun-mei, la obra Monochrome II de Maki Ishii así como piezas clásicas occidentales como "Casta diva" de la ópera Norma.

El tema central de esta icónica danza oriental será la muerte y el renacimiento, al igual que la devastación y la resurrección. Para que entiendas más el sentido de estas metáforas, hay que remontarnos a la época en la que Taiwan fue gobernada por Japón, donde se cosechaba el arroz para la familia imperial. El director creció en el mismo pueblo de Chihshang donde fue inevitable vivir el cambio calidad de los arrozales producto de la Primera Guerra Mundial. El cultivo que se producía durante aquellas decadas era por medio de químicos, lo que deterioró su calidad. Al terminar la Segunda Guerra Mundial los agricultores de Taiwan retomaron los procesos orgánicos para mejorar su cosecha.

Este proceso de devastación y resurgimiento de los arrozales inspiró a Lin para crear el argumento de Rice. Quiso llevar esta historia a la danza contemporánea y transmitir un paralelismo entre el ciclo de la cosecha y el proceso evolutivo humano. 

Al tener la coreografía lista en escena notó que hacía falta un contexto complementario para terminar de entender la narrativa de los arrozales ya que por sí solos no comunicaban del todo. Junto a Ethan Wang y Chang Hao-jan alternó imágenes y videos de los arrozales con los movimientos de los bailarines, recreando así la esencia y el cambio de la cosecha de Chihshang a través de la danza.

Al conocer de qué va la muestra es imposible dejar de pensar en aquella pieza Zapata de Guillermo Arriaga. Donde vemos a este personaje nacer de la tierra, desarrollarse y morir, sólo que en está ocasión será la vida de los arrozales la que nos sorprenderá. 

Por Alejandro Ortiz

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening