Dunkerque

Cine, Drama
  • 4 de 5 estrellas
8 Me encanta
Guárdalo
Dunkerque

Es posible que ya sepas cómo acabó la evacuación de Dunkerque en mayo de 1940: cómo más de 300,000 soldados, principalmente británicos, escaparon de la playa y el puerto de la costa del norte de Francia mientras eran bombardeados por los nazis. Pero el poder de esta conmovedora e inusual película de guerra de Christopher Nolan es que se esfuerza con éxito para hacer que no se sienta como una película bélica más. En cambio, hay un fuerte sentido de congruencia sobre el desarrollo de este sangriento y extraño acontecimiento y la forma en que aquellos en el terreno pudieron experimentarlo en la realidad. El filme es impresionante y enajenante, como debería ser.

En menos de dos horas (breve para el director de películas como El caballero de la noche asciende e Interstelar) y manteniendo los diálogos al mínimo, Dunkerque nos da una dosis corta y aguda sobre la rareza y el horror de la guerra, llevándonos al momento exacto del combate. Es una hazaña de terror envolvente, bendecida con una fotografía noqueante, que tiene que ser vista en una pantalla enorme si es posible (Nolan filmó en dos grandes formatos: IMAX y 65mm). Se ve, se siente y suena como estar en una pesadilla equilibrando el sufrimiento desnudo (ahogándose, disparando, bombardeando, estrellándose y ardiendo) con fuertes indicios de otro mundo: folletos espeluznantes de propaganda nazi cayendo desde el cielo, espuma extraña deslavándose en la arena y tomas aéreas dislocadas del mar encontrándose con la tierra.

Nolan nos ofrece tres capítulos interconectados con tres perspectivas diferentes. Estos son “The Mole, One Week”, que ocurre en la pared del puerto donde miles de soldados fueron rescatados y en donde vemos a un comandante (Kenneth Branagh) tratando de darle sentido al desastre. “The Sea, One Day”, donde vemos al marino Mark Rylance partir de la costa sur inglesa. Por último, “The Air, One Hour”, donde el piloto de la RAF Farrier (Tom Hardy) participa en peleas de perros con la Luftwaffe.

Hay otros personajes, las tropas jóvenes en la playa interpretadas por Fionn Whitehead y Harry Styles —un soldado perturbado (Cillian Murphy) rescatado del casco de un buque de guerra hundido. Sin embargo, aunque estas caras familiares nos den algo con qué relacionarnos, ésta es una película bélica sin héroes o un relato directo. El evento en sí mismo es la historia. Si eso significa que la película se siente algo fría y un poco distante, es a expensas de la fácil simpatía y el drama simplista.

Churchill llamó a Dunkerque un "milagro". Los periódicos lo etiquetaron como un "triunfo". Nolan se resiste a mostrar cualquier tipo de celebración. La banda sonora de Hans Zimmer te arrastra por todas partes reteniendo inquietud por el malestar antes de coquetear con el himno de recuerdo de guerra de Edward Elgar “Nimrod”, y retrocede como si estuviera avergonzado. Se plantean preguntas sobre el gobierno: un sobreviviente le pregunta a un piloto de la RAF que regresa a casa “¿Dónde demonios estuvo?”. La generación más vieja tiene una deuda con los jóvenes: "Ese viejo ni siquiera nos puede mirar a los ojos", observa un soldado. Escuchamos el discurso de Churchill. “Deberemos pelear en las playas”, pero las palabras provienen de la boca de un soldado aturdido, no del Primer Ministro. Aquí no hay gloria, sólo supervivencia. Es un tributo sombrío que hace que una guerra lejana se sienta incómodamente presente.

Por Dave Calhoun

Publicado

Detalles del estreno

Fecha de estreno jueves 27 julio 2017
Duración 107 min.

Reparto y equipo

Director Christopher Nolan
Guionista Christopher Nolan
Reparto Tom Hardy
Mark Rylance
Harry Styles
Kenneth Branagh
Cillian Murphy