El irlandés

Cine, Drama
Recomendado
5 de 5 estrellas
El irlandés

Time Out dice

5 de 5 estrellas

Robert De Niro, Al Pacino y Joe Pesci hacen un recuento de las memorias de Frank "El Irlandés" Sheeran, en la nueva película de Martin Scorsese

Es innegable que, para el espectador común, el nombre de Martin Scorsese vive adherido a conceptos como la mafia, la violencia y un conteo de víctimas casi tan cercano al número de veces que sus personajes enuncian la palabra "fuck" en la misma conversación. 

Desde su obra temprana, con títulos como ¿Quién llama a mi puerta? (1967), Calles peligrosas (1973), Alicia ya no vive aquí (1974) y hasta la poco apreciada por el mismo Scorsese, El tren de Bertha (1972), la perspectiva que elige el director —de origen italo-americano— para articular sus historias en donde la hombría y honorabilidad de sus personajes masculinos parece medirse como si se tratara de un marcador que lleva registro de la violencia infringida hacia terceros. Y ni se diga cuando hablamos de Buenos muchachos (1990), Casino (1995) o El lobo de Wall Street (2013), mismas por las que incluso se le ha intentado acusar de glorificar o hacer apología de la violencia y el mundo criminal, pero la realidad no podría estar más alejada de dichas aseveraciones. 

Si bien es cierto que Scorsese profesa una fascinación por el comportamiento de la mente criminal, resulta injusto achacarle ínfulas de admiración a dicha fascinación, y que para ello sirva El irlandés como testimonio.

En su más reciente esfuerzo, el director de 77 años nos hace pensar que todos sus filmes anteriores funcional como preámbulo para esta historia. Con la paciencia de alguien que ronda su octava década de vida (y vaya vida la que ha tenido), Scorsese adaptó, con el guionista Steven Zaillian, la ambiciosa novela de Charles Brandt I Heard You Paint Houses, que narra la vida de Frank "El Irlandés" Sheeran (un Robert De Niro contenido y cercano a la perfección) a lo largo de unas cuatro décadas. 

Para dicha tarea, que inició hace 15 años, el director se reunió con el propio Robert De Niro y trajo de vuelta a Harvey Keitel y el muy extrañado Joe Pesci, además de (por primera vez) Al Pacino en el papel del sindicalista Jimmy Hoffa, cuya misteriosa desaparición está ligada a los nexos que Sheeran irá construyendo con la mafia desde su primer acercamiento con Russell Bufalino (Joe Pesci, simplemente genial).

Pero Scorsese decidió tomar la vía menos fácil, valiéndose de la experiencia histriónica de sus protagonistas y la ayuda de una sofisticada (y carísima) tecnología, no depender de nadie más que de sus septuagenarios protagonistas al centro de esta épica saga, donde los vemos rejuvenecer y envejecer sin que sus físicos les traicionen.

Ver El Irlandés, sabe mejor si existe un contexto y, aunque muchos argumentaran que lo dicho es un simple capricho, la realidad es que el cine de Scorsese se robustece con los detalles. Con la misma delicadeza con la que las mujeres de Buenos muchachos usaban una navaja para rebanar el ajo en una de las secuencia más memorables que han conjugado el cine y la gastronomía (en El Irlandés hay un par de secuencias igual de exquisitas, una de ellas involucrando una sandía), Scorsese hace casi invisibles las costuras que unen a la realidad histórica con las licencias tomadas a la hora de contar las anécdotas de Sheeran y su involucramiento con el ascenso y eventual desaparición de Hoffa, logrando así contar la historia del personaje central y poner el reflector en la historia de su propio país.

A estas alturas podría parecer que cuando hablamos de El Irlandés nos referimos a un mundo habitado únicamente por hombres y, aunque sin duda se trata de una historia en la que lo masculino prevalece en la superficie, son las mujeres con las quienes ayudan a que Scorsese cristalice uno de los mensajes centrales: las acciones tienen consecuencias y éstas afectan a quienes nos rodean, como las familias, tanto nucleares y sanguíneas, como sociales y sanguinarias.

¿De qué sirve tener un récord criminal si este te obliga a vivir en las sombras? ¿De qué sirve la lucha social si las ideas y los nombres de sus hacedores no trascienden a las próximas generaciones? ¿Por qué nos esmeramos en compartir o competir con quienes eventualmente se irán esfumando de nuestras vidas?

Es esta visión acumulativa, de contextos, acciones y sus consecuencias, es la que ayuda a que Scorsese nunca pierda el rumbo de su objetivo, ni el interés del público, a pesar de las tres horas y media de duración. Porque el puerto al que se propone llegar, aunque rodeado de neblina y en apariencia enmohecido por el paso del tiempo, permanece como un muelle firme e inamovible. 

Scorsese y compañía zarparon hace casi 50 años hacia un océano en el cual, durante el trayecto, han ganado y han perdido por igual. Si algo han aprendido en el camino, como las personas que son y no los personajes que retratan, es que la fragilidad humana se asoma en los momentos más oscuros y solitarios. Es tan inevitable como el final, y el final esta cerca.

Por Gonzalo Lira Galván

Publicado

Detalles

Detalles del estreno

Fecha de estreno
miércoles 27 noviembre 2019
Duración
209 min.

Reparto y equipo

Director
Martin Scorsese
Guionista
Steven Zaillian
Reparto
Robert De Niro
Joe Pesci
Harvey Keitel
Al Pacino
Ray Romano
Bobby Cannavale
Anna Paquin

Los usuarios dicen

LiveReviews|0
3 people listening