Isla de perros

Cine, Animación
4 de 5 estrellas
Isla de perros

Time Out dice

4 de 5 estrellas

Si el Fantástico Sr. Fox (2009) de Wes Anderson fue un trozo alegre de fantasía, su última incursión en la animación stop motion es una bestia más compleja. Ambientada en Japón —en un futuro cercano—, posee una historia distópica e irregularmente divertida en la que un grupo de jóvenes se enfrentan a instituciones corruptas, aunque se trata principalmente de perritos: desterrados de la ciudad de Megasaki después de algunos brotes de “gripe canina”, los lindos caninos son arrojados a la Isla de la Basura y abandonados a su suerte en medio de montones de desechos.

En un instante, los poodles con pedigree se encuentran en las mismas condiciones que los callejeros. Sus ladridos son convenientemente traducidos directamente al inglés, por un elenco de voces típicamente andersoniano: el perro alfa, Rex (Edward Norton); el chismoso, Duke (Jeff Goldblum); la mascota deportiva, Boss (Bill Murray); el actor, Pooch King ( Bob Balaban) y Chief (Bryan Cranston), que al principio te arrancaría la oreja, pero lentamente emerge como el corazón y el alma de la historia.

La historia de Chief comienza cuando un niño japonés de 12 años, Atari, aterriza un pequeño avión en la Isla de Basura, con la intención de encontrar a Spots, su perrito desterrado. Atari es el sobrino de Kobayashi (con la voz del coautor Kunichi Nomura), el alcalde de la ciudad de Megasaki quien compró a Spots como perro de guardia, solo para que sea el primero en ser exiliado a la isla. Atari solicita la ayuda de la manada para recorrer la peligrosa isla, y Chief es un aliado poco probable. Isla de perros hace un magnífico trabajo representando el vínculo entre niño y perro. Mientras que el ritmo de la película es rápido, se enfoca lo suficiente como para reflexionar sobre el contrato emocional entre el maestro y la mascota.

Las perras, debe decirse, son relegadas a un segundo plano, a pesar de un romance potencial —tipo La dama y el vagabundo (1955)— entre Chief y Nitmeg, la exmascota de Scarlett Johansson. Greta Gerwig —directora de Lady Bird (2018)— hace la voz de una estudiante de intercambio estadounidense que prueba que las mujeres también pueden tener perros, pero esta película sigue siendo una historia sobre el mejor amigo del hombre (con mucho énfasis en el hombre).

Estilísticamente es inconfundiblemente Anderson, desde la percusión persistente de la partitura de batería hasta los chillones teleféricos mecánicos. Él ordeña la cultura japonesa con un humor de manera que se siente cariñosa, aunque no siempre respetuosa; las acusaciones de apropiación cultural no serán fáciles de sacudir. Como siempre con este cineasta, la simetría es un sello distintivo, aunque visual y narrativamente esta película carece de la serenidad y la belleza asombrosa de El gran hotel Budapest (2014). Tampoco es tan completa y satisfactoria como Fantástico Sr. Fox (2009), pero como su curioso primo canino, es una película que los fanáticos de Anderson no querrán perderse (como si pudieran hacerlo de todos modos).

Por Anna Smith

Publicado

Detalles

Detalles del estreno

Fecha de estreno
viernes 4 mayo 2018
Duración
101 min.

Reparto y equipo

Director
Wes Anderson
Guionista
Wes Anderson

Los usuarios dicen

LiveReviews|0
1 person listening