¡Madre!

Cine, Drama
5 de 5 estrellas
¡Madre!

Time Out dice

5 de 5 estrellas

Darren Aronofsky, el director de El cisne negro (2010) eclipsa su trabajo más oscuro con este anti-romance surreal para la posteridad.

“¿Bebé?”, es lo primero que oímos en el trastornado psicodrama de Darren Aronofsky, un hito instantáneo del cine transgresor. Es el llamado aturdido de una joven esposa cuyo nombre nunca es mencionado (Jennifer Lawrence, cada vez más agitada), quien despierta sola en su cama sin saber dónde se encuentra su esposo, un poeta intenso (Javier Bardem) o su papel en esta aislada casa en reconstrucción. Pero “¿bebé?” también es una pista sobre el profundo drama maternal que está por venir. ¿Tendrán un hijo?, si es así ¿cuándo?, ¿será pronto o no?

Comparar ¡Madre! con otros thrillers sobre mamás como El bebé de Rosemary (Polanski, 1968), Amenaza en la sombra (Roeg, 1973), Anticristo (von Trier, 2009) y Babadook (Kent, 2014) sería menospreciarla. Es un caldero de pánico prenatal, con golpes extraños en la puerta, juegos mentales y, en última instancia, un enfurecido pequeño apocalipsis situado en una claustrofóbica sala. Si esto te parece interesante, es momento de ir a ver la película.

Con excepción de su adorable fábula de “dios acabado” en El luchador (2008), Aronofsky prefiere las cosas verdosas y de aspecto enfermizo, como las llagas abiertas de El cisne negro y Réquiem por un sueño. ¡Madre! sigue esta tradición, pero con un control exquisito en la forma en la que el director nos conduce hacia esta pesadilla, partiendo de un guion original que representa cientos de horas de terapia. Existe la tensión marital: una guerra de distanciamiento y necesidad. El personaje de Bardem tiene una de esas rutinas creativas que requiere de una soledad imponente. Ella, por su parte, pinta las aburridas paredes de color vómito. Desde entonces sentimos su desconexión física. Cuando invitados misteriosos comienzan a llegar, incluidos un doctor antipático y fumador (Ed Harris) y su desaliñada y borracha esposa interpretada por Michelle Pfeiffer (reviviendo su glorioso ronroneo de Gatubela), inmediatamente uno simpatiza con Lawrence, quien limpia el desastre ocasionado por ellos y soporta sus opiniones. Hasta este momento, la cinta nos recuerda a Polanski.

Dado lo perturbadora y deliciosa que es la primera hora (¿quiénes son estas personas y por qué rompen cosas?) es difícil saber con precisión cuándo la película se aleja de la realidad. ¿Es cuando los dos hermanos furiosos (Brian y Domhnall Gleeson) comienzan a golpearse? ¿O cuando la sangre se filtra por una hendidura en el piso?

¡Madre! es un filme que crea nuevos tonos de manía. Después de gritos, destrucción de muebles, un discurso espontáneo e incluso sexo tardío, Lawrence voltea hacia Bardem y sonríe con locura. Está embarazada y lo sabe. En ese momento Aronofsky remata la apuesta al construir un espiral desastroso de violencia alrededor de su heroína encinta, quien de repente está en su tercer trimestre. En este punto te encoges ante la crueldad.

Luchar contra la poderosa secuencia —llena de desmembramiento, simbolismo religioso, cientos de extraños merodeadores (incluida una espeluznante Kristen Wiig) y audacia pura— representa el desafío cinematográfico del año. ¡Madre! es el filme más radical desde La última tentación de Cristo (Scorsese, 1988), en el que la incredulidad y el atrevimiento son parte de la diversión. La cámara de Matthew Libatique flotando cerca de la frente de Lawrence como un ángel simpático nos facilita adentrarnos a sus emociones. Con esta poderosa trama, Aronofsky acusa directamente al ego masculino “artístico” que hace del clímax algo autocrítico.

En una opinión muy personal, ¡Madre! justifica a quien alguna vez se sintió “comido en vida” por el egoísmo del amor, una película obligada para parejas casadas.

Detalles

Detalles del estreno

Fecha de estreno
viernes 22 septiembre 2017
Duración
121 min.

Reparto y equipo

Director
Darren Aronofsky
Guionista
Darren Aronofsky
Reparto
Jennifer Lawrence
Javier Bardem
Ed Harris
Michelle Pfeiffer

Los usuarios dicen