The Bolivian Case

Cine
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
The Bolivian Case

Los aparatos de justicia tienen cimientos muy débiles y esto no es algo que ocurra sólo en México. En muchos países periféricos también se padece de este mal. La fragilidad de las instituciones judiciales se refleja en las naciones del "primer mundo", en las que cualquier roce mediático puede desencadenar ejecuciones erróneas.

Ejemplo de ello es la historia que se relata en The Bolivian Case, documental de Violeta Ayala.

El filme, que forma parte de la sección Docuthriller de DocsDF 2015, es el testimonio de dos de tres chicas noruegas que fueron arrestadas en Bolivia al llevar cocaína en su equipaje. Más que demostrar la inocencia o culpabilidad de las implicadas, se trata de una retrato de cómo el gobierno y los medios de comunicación tienen las piezas para decidir quién tiene suerte —y quién no— al momento de recibir un castigo.

Stina Brendemo, hija de familia conservadora; Christina Øygarden, una chica promedio, y Madeleine Rodriguez, de padre uruguayo, son las tres mujeres detenidas y encarceladas en Cochabamba en mayo de 2008.

Brendemo fue la primera en dejar Sudamérica, gracias a las influencias de su papá y del gobierno noruego. Las otras dos, a quienes logra entrevistar Ayala, permanecen en Bolivia, mientras en su país de origen los medios se encargan de desmoronar su imagen, sobre todo de Rodriguez.

A la par de que eso ocurre en tierras bolivianas, los nórdicos se encargan de enfocar cámaras y primeras planas en otros jóvenes que estuvieron en el tiempo y lugar incorrecto; como Nicole, a quien se le culpó por la relación que mantenía con las protagonistas del caso, y Roland, cuya ascendencia latina es su principal desventaja.

De esta manera, la discriminación racial, social y económica se convierte en la evidencia más fuerte de esta denuncia audiovisual, el cual hace recordar al documental West of Memphis (Amy J. Berg, 2012), en el que los medios también se encargan de moldear la justicia a partir de las apariencias.

Si bien la música del filme se adecua  para dar contexto y provocar más intriga, la cámara en mano, utilizada sobre todo para capturar los momentos delicados, es la principal aliada de Ayala para desmantelar el juego de mentiras, imagen e intereses que se ejecuta en Bolivia desde Noruega.

El documental es parte de la programación de DocsDF.

Por Anaid Ramírez

Publicado

Detalles del estreno

Reparto y equipo

Director Violeta Ayala