To The Wonder: Deberás amar

Cine, Drama
  • 4 de 5 estrellas
  • 3 de 5 estrellas
(4Críticas)
0 Me encanta
Guárdalo
To The Wonder: Deberás amar

En Days of Heaven, Terrence Malick orquesta una frase que congrega el significado más pueril y lapidario de la felicidad: “… es como si el Cielo estuviera en la Tierra”; sin embargo, ¿qué pasa cuando este cielo se derrumba y se convierte en un infierno, como diría John Milton en Paraíso Perdido? Esta idea de la felicidad derrocada, la que se escapa de entre las manos es la que dota de vida a la última cinta de Malick, To The Wonder, la primera película ambientada en una época moderna, además de ser la más personal, abstracta y sensorial de su carrera.

Malick toma rasgos de su vida, sobre todo de esa misteriosa etapa de exilio europeo, y la proyecta en una película etérea donde explora las relaciones humanas. La historia trata sobre el romance en un hombre americano (Ben Affleck) y una mujer a la que conoce en París (Kurylenko). Los primeros minutos muestran un amor idílico, donde ambos recorren las calles y castillos franceses con delicadeza y ternura; después, deciden trasladarse a los campos de cultivo del sur de Estados Unidos, donde su fortaleza sentimental se oxida por el choque cultural y la rutina. Al mismo tiempo y como una historia paralela, el sacerdote del pueblo donde habitan, cuestiona su devoción religiosa y el rol frente a la salvación espiritual de su comunidad.

El final del amor y el inicio de la melancolía se pueden sentir en cada fotograma, gracias a la malicia del director por hechizarnos con técnicas depuradas que han permeado su filmografía: la narración en voz en off (en este caso, los diálogos de Kurylenko, mitad poéticos, mitad una carta de despedida) y una fotografía enfocada en retratar los ocasos terrenales, como sentimentales. El trabajo en este rubro del mexicano Emmanuel Lubezki es soberbio: la forma en que la luz retrata la naturaleza y la combina con escenas eróticas –una sensualidad sutil, donde no se muestran desnudos-, pone en tela de juicio a las acciones del ser humano frente a la belleza de la naturaleza.

La película contempla esta confrontación tácita entre el amor de dos personas y la fe, ambos delimitados por sacramentos, reglas y castigos. Malick piensa que el amor es sagrado, y si bien este tema lo ha retratado sutilmente en otra películas, nunca había sido la piedra angular para poder desatar a sus propios demonios y lecturas: el personaje de Kurylenko es una mujer en constante movimiento frente a la cámara, una bailarina que si se queda inmóvil tiene miedo a hundirse en la soledad; Bardem es un religioso que no sabe sonreír y teme que Dios lo ha olvidado; y Affleck, un crisol de defectos que sólo encuentra paz ante la promesa de tener alguien con quién compartir su vida. Aunque claro, cada persona tendrá diferentes conclusiones sobre esta cinta que fue filmada sin un guion y manufacturada después de varios meses en la sala de edición.

To The Wonder, es un homenaje al reino de los sentidos, en el que Malick trata de crear una experiencia única carente de diálogos, pero expresiva como material audiovisual (las imágenes ocres fusionadas con la música de Wagner, permanecen perennes durante días). La línea narrativa carece una estructura tradicional y se presenta como viñetas donde cada personaje proyecta sus sentimientos a través de sus ojos taciturnos y reflexiones existenciales. Si en Tree of Life, el director se cuestionaba el lugar del hombre en el mundo, en esta ocasión se arriesga un poco más y explora el lugar que tiene la fe, la esperanza y los recuerdos en nuestra vida; incluso, la edición trata de emular a la memoria, donde lo menos importante es el orden cronológico, sino el sentimiento que produce. Malick demuestra con esta cinta -contemplativa, difícil de digerir y que requiere de concentración-, que es uno de los grandes directores de los últimos años; un hombre que con cada película, tiene la capacidad de encontrar la belleza en los lugares más mundanos y nunca nos deja de maravillar.

Por Josue Corro

Publicado

Detalles del estreno

Duración 112 min.

Reparto y equipo

Director Terrence Malick
Reparto Ben Affleck
Javier Bardem
Rachel McAdams
Olga Kurylenko

Average User Rating

3 / 5

Rating Breakdown

  • 5 star:2
  • 4 star:0
  • 3 star:0
  • 2 star:0
  • 1 star:2
LiveReviews|4
1 person listening

León Cervantes... que tu comentario lleve más mensaje sobre mí que de la película ya dice mucho, jajaja... imagíname como te dé la gana... te las das de adivino? Sí, la película me pareció una porquería. Acéptalo. Las personas tenemos gustos diferentes. No te ofendas por ello. Si a ti te pareció excelente ayudaría que argumentaras el por qué. Que trates de imaginar cómo soy por dentro es tiempo perdido para ti y totalmente inútil para apoyar tu comentario sobre el filme.


Excelentes comentarios, sólo los útimos. También me parece excelente película. Laura, con tu comentario que envías sólo me haces imaginar que estás seca por dentro y por eso no puedes comprender, que no entender. La película no es para intelectuales. Sólo es cuestión de verla con el Alma Humana.


Sin duda, una película que te pesca de sorpresa ante los sentimientos más profundos que compartes, de una u otra manera, con los protagonistas. Tan personal, que esa revelación de los sentimientos ajenos los haces irremediablemente propios. Hipnotizados frente a la pantalla --por la belleza de las imágenes, seducida por las palabras del guión ("escribo en el agua lo que no me atrevo a decir") y vencida ante la intensidad de la música-- me declaro conmovida hasta la última de mis neuronas, por esta cinta.


Total porquería. Otro intento fallido de Hollywood (y de Malick) por hacer cine de arte. Presentar una serie de escenas sin historia ni coherencia no convierte a ésta en una película de arte. Vaya, ni la fotografía ni la música la salvan. No salgo de mi asombro al leer a Josué Corro... no es que la película sea difícil de digerir... simplemente es una diarrea... y no importa si tu concentración está al 100% en la cinta... carece de historia... de sentido... de clímax. Ahora nos van a salir con que sólo los intelectuales la entienden? Por favor! Créanme, ni la vean, no vale la pena.