El pecado es un nuevo bar gay en el centro
Foto: Alejandra Carbajal

Lugares gay en la Juárez

La vida nocturna gay se expande hasta esta colonia que actualmente tiene nuevos bríos de modernidad

Publicidad

El ambiente gay está para descubrirse y la Juárez lo sabe. A lo largo de sus calles te encontrarás con los mejores lugares para divertirte como nunca. Una vez que entres notarás que no le piden nada a la Zona Rosa. Acá te dejamos un listado para comiences tu avenura.

Lugares LGBTTTI

  • 5 de 5 estrellas
  • Gay y lésbico
  • Guerrero

Durante la pandemia, Brent Alberghini abrió las puertas de su departamento para entregar despensas a las personas que se habían quedado sin trabajo o necesitaban ayuda. Él ya tenía la experiencia de trabajar en un comedor comunitario en Salto del Agua y de haber fundado el comedor de Vida Alegre de Samantha Flores, el cual tuvo que cerrar por pandemia. Con todo esto y la convicción de apoyar primeramente a su comunidad y a todas las personas vulnerables, Brent decidió buscar un local y abrir, desde hace unas semanas, el comedor comunitario LGBTTTI Manos Amigues. “La comunidad nace desde la disidencia, pero también desde la necesidad de darnos cuenta que vivimos en un país en donde no se ofrece esa ayuda de primera mano a las personas que más necesitan. Somos mucho más que una bandera. Pones el corazón por delante porque te das cuenta que no cuesta tanto ayudar, tejer redes y pasar las etiquetas, las identidades y los géneros para poder literal vernos todos en este tejido social que está muy fracturado y necesita, a veces, simplemente de un buen plato de comida, de una tarde escuchar poesía o música mientras comes”, cuenta María Veras, otra anfitriona de Manos Amigues, que está encargada del programa cultural del comedor. Y es que en este comedor LGBT+ también se nutre al espíritu, por lo que cada viernes en punto de las 3pm te toparás con conciertos, poesía, performances, vogue, djs y, lo que nos encanta, un espacio destinado para exposiciones. En apenas unas semanas, Manos A

  • 4 de 5 estrellas
  • Gay y lésbico
  • Zona Rosa

La comunidad LGBTTTI ya tiene un nuevo centro de reunión en la Juárez. Se trata de una cafetería amigable con las personas diversas que poco a poco ha ganado popularidad gracias a sus eventos y al personal que allí labora.Lo primero que verás al llegar a Varsovia 37 es una bandera arcoíris y una jardinera llena de macetas —también es un vivero así que podrás comprar una planta—.Puedes pasar a cualquier hora, ya sea para desayunar chilaquiles, huevos al gusto, molletes o sincronizadas o para comer en la tarde algo de su selección de platos fuertes, como alambre de pollo, pechuga parmesana, enchiladas o tacos dorados de pollo. También hay ensaladas y elecciones veggie. Si estás de antojo o quieres comer algo rápido, te recomendamos su bagels de pechuga de pavo o tres quesos. ¿Quieres saber lo mejor? Es amigable con tu bolsillo; los precios oscilan entre los $40 y los $110.En cuanto a las bebidas, hay una selección de cafés que el barista te prepara al momento, así como té, chamoyadas, refrescos, aguas de frutas y limonadas. No obstante, la joya del lugar son las cagüamitas, que casi toda la semana están en promoción de dos por $50.Un consejo de experto es acudir los miércoles, pues es un día que particularmente ha sido adoptado por la comunidad LGBTTTI, además de ser el único de la semana en que el horario se extiende hasta las 10pm y la promoción de las cagüamitas sube de nivel: tres por $50.“Yo soy gay, mi novio siempre está aquí conmigo. Desde siempre deseamos un espacio par

Publicidad
  • 5 de 5 estrellas
  • Gay y lésbico
  • Escandón

Cuando Olga Rodríguez, Laos Salazar y Romeo Gómez López abrieron este pequeño espacio en la Escandón, solo tenían claro dos cosas: la primera, que 50% de las exposiciones serían con trabajos hechos por mujeres, y la segunda, que apoyarían a artistas jóvenes —agregaría divertidos— como ellos, a quienes les resulta difícil presentarse solos en alguna otra galería.Y como Olga es lesbiana y Romeo y Laos gais, al pasar del tiempo las paredes de Salón Silicón se llenaron de propuestas queer. Hoy, luego de más de tres años abiertos, Salón Silicón se ha consolidado como una propuesta interesantísima de arte contemporáneo, por erguirse como un espacio que da visibilidad y representación al arte feminista y queer, viendo desfilar a artistes mujeres, trans, gais, lesbianas y cualquier miembro de la comunidad LGBT+. El espacio donde suceden las exposiciones y performances es un pequeño cubo blanco enmarcado por un cancel de cristal. Las propuestas que aquí se han presentado, además de ser sexodiversas, tienen la peculiaridad de tener un toque humorístico y de dejar comentarios o reflexiones muy particulares sobre la sexualidad, el juego, la otredad o el arte. Desde una exposición de RBD con fotografías de Yvonne Venegas hasta una instalación de Beto Pérez, en la que forma frascos del retroviral Truvada como si se trataran de macetas. El trabajo de Salón Silicón ha tocado otros lares de la escena del arte contemporáneo: inolvidable su booth en la Feria de Arte Material —con un excusado, d

  • 4 de 5 estrellas
  • Gay y lésbico
  • Santa María la Ribera

Una casona en Santa María la Ribera que data de 1903, hace algunas décadas fue sede del Frente Homosexual de Acción Revolucionaria, la primera agrupación que en 1978 salió a las calles para defender los derechos LGBTTTI en México. Hoy, en el mismo espacio se sigue respirando liberación, trasgresión y lucha, pero con el arte y la cultura como estandarte. Y es que, desde el año pasado, el predio de Eucalipto 20 resguarda al centro cultural LGBTTTI homónimo. Eucalipto 20 nació en plena pandemia, pero no por eso mermó esfuerzos. Desde el inicio ha dado a la luz exposiciones, talleres, espectáculos de cabaret y conciertos, convirtiéndose así en un epicentro cultural de corte sexodiverso que le hace honor a su antecesor, la hoy extinta galería Hazme el milagrito. Al igual que dicho espacio de la Roma, este nuevo recinto es responsabilidad de Salvador Irys (director del Festival Internacional por la Diversidad Sexual), el promotor cultural Salvador Peña y el artista plástico Fernando Osorno. Juntos han llenado las paredes de Eucalipto 20 con fotografías y pinturas de arte LGBT+, y albergado los espacios con actividades para la comunidad, que van desde proyecciones de cortometrajes del Festival MIX, pasando por un taller de fotografía homoerótica con Santy Mito, hasta un concierto de Marduk y las flores silvestres. La magia sucede en un espacio amplísimo compuesto por una galería, un salón de usos múltiples y, como toda casa grande, un extenso patio en el que se realizan espectáculos

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Gay y lésbico
  • Juárez 

Seguro que muchos hemos sentido ese pánico de hacernos la prueba de VIH, pues a pesar de la lucha diaria para eliminar estigmas acerca de dicha condición, el miedo al diagnóstico allí sigue. Sumado a esto, tenemos que enfrentarnos a recibir el resultado —sea cual sea— completamente solos o solas, con atención un tanto fría, poco empática y en ocasiones hasta juzgante. Con el objetivo de brindarte una atención especializada y empática nace Salud Diversa, una clínica de salud integral que se dedica especialmente a la comunidad LGBTTTI y que es atendida por personal que pertenece a la mismo colectivo. Esto genera que haya una mayor empatía con los pacientes, pues los especialistas han pasado por situaciones similares a las tuyas. Salud Diversa se encuentra en el séptimo piso de un edificio de la Juárez, a unos minutos de Zona Rosa. Al llegar te darás cuenta que el lugar no grita “clínica de salud sexual o LGBT+” en cada esquina, por aquello de la privacidad y discreción de quienes acuden. En palabras de sus fundadores: “podrías venir a ver a un contador en el piso dos y pasar a hacerte la prueba rápida en el piso siete”. La clínica es pequeña; cuenta con dos consultorios y una sala de espera con plantitas, banderas de arcoíris y una hermosa vista de la ciudad que ayudan a sentirte más cómodo. Dependiendo el servicio que necesites es el consultorio al que pasarás, hay uno especial para las consultas de nutrición y psicología y otro para consultas médicas. Sus servicios son variad

  • 4 de 5 estrellas
  • Gay y lésbico
  • Juárez 

Hace más de siete años, las drags Candela y Amondi Blunt se unieron cuando prendieron un porro, después buscaron materializar su hermandad pacheca y el resultado fue Buuts’, la primera smoke shop LGBTTTI de la Ciudad de México. En este espacio ubicado en la Juárez, encuentras gran variedad de artículos para hacer tus fumes más placenteros, todo en un ambiente cómodo y amigable en el que desaparece cualquier estigma alrededor del consumo del cannabis y las expresiones queer. Para llegar, tienes que subir hasta el tercer piso del edificio Havre 64. Lo primero que verás será un pizarrón intervenido por La mala del cuento, con una sexy ilustración de Candela y Amondi en drag. El lugar, un tanto estrecho, está lleno de arreglos florares que aromatizan el espacio y se combinan con los artículos para fumar. Los estantes están llenos con productos de marcas internacionales de renombre, además de otros artículos nacionales e independientes de alta calidad. En maya, Buuts’ significa humo, una palabra que define la amistad entre Candela y Amondi, según nos cuentan. Su logotipo son dos manos unidas de las que surge fuego, y resalta en la pared del mostrador con su luz roja para reafirmar el concepto. Cada pieza de la tienda está seleccionada por ellas, así que puedes encontrar una gran variedad de artículos que se están cambiando constantemente, desde pipas de pyrex con glitter, piezas de cristal intervenidas con arte huichol, charolas con diseños queer, papeles para liar, bongs con acab

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Gay y lésbico
  • Roma

¿Quién dijo que Gossip Girl terminó? Ella no sea ha ido. Vive en nuestros corazones. Y en la esquina de Manzanillo y Tlaxcala de la Roma. Serenna es un pequeño pero coquetísimo bistró inspirado en la bloggera Serena van der Woodsen que tantas emociones nos brindó a lo largo de seis temporadas en la TV. En sus paredes, adornadas con flores y los representativos colores tórridos del Upper East Side de Manhattan, cuelgan fotos de Serena; sus amigos, romances, sus regios outfits y un menú que ofrece chilaquiles, una variedad agradable de omelettes y huevos, baguetes, crepas, sándwiches y pastas. Además de una irresistible selección de postres. Para los desayunos también se pueden ordenar waffles o hot cakes, que se complementan con una tabla de quesos y carnes frías más una clásica mimosa y así, tener la experiencia neoyorquina completa. De hecho, los desayunos fueron el pretexto para que el staff detrás del Serenna se armara los domingos de bruch gay, pero heteroflexible. Como la idea ha sido un éxito, la mayoría de los comensales parecen como los amigos de Eric van der Woodsen en terapia de grupo para superar las crisis de los treinta años. Debo decir que la propuesta funciona. Sobre todo, si te das una vuelta apenas saliendo de una orgía gay, como fue mi caso. Al estar todas las mesas fuera, sobre la banqueta, no hay mucha presión social para andar oliendo bien y en tiempos de COVID-19, tranquiliza. La comida sabe bien y majestuosa si vas en vivo. Te pega la cruda ahí mismo. U

  • 3 de 5 estrellas
  • Gay y lésbico
  • Zona Rosa

Cuando el hombre de seguridad me dijo “anímate, en poco tiempo se pondrá bueno”, no entendí a qué se refería exactamente. Me regaló un poco de gel antibacterial. Aunque el caminar agitado de un par de drags daban la sensación de que algo espectacular estaba por venir, para ser sábado por la noche, el Crown en Zona Rosa se sentía más bien vacío. No hay cover y por las medidas de higiene de la pandemia no se puede beber en la barra. Para pasar el rato se debe agarrar obligadamente una mesa, ya sea las periqueras que se encuentran en la entrada, o las mesas tipo cantina en el desnivel que corre como un pasillo largo hasta topar con la consola del dj, que pone pop cien por ciento noventero y de ahí al reguetón de moda y de regreso. Cuando escogí una de las últimas periqueras próximas a la sección de mesas de madera, sonaba “Informer” de Snow. Los muros de Crown sobreviven de la pasada administración, cuando aquí era el Baby, aunque más oscuros y lisos. Las mesas son ocupadas por grupos de amigos, hombres y mujeres casi todos alrededor de los 25 años que departen con alegría. Excepto por un gringo sentado casi enfrente del dj, regordete y alegre, con el que intercambiamos un par de miradas. También había otro galán con pinta de extranjero que bebía y hacía figuras con el humo de su cigarro en el área de fumar. Por lo visto, es un sitio para medio ligar tranquilos en un sábado de pandemia. Los meseros de Crown, con su debido cubrebocas, te enseñan la carta y te comentan del menú; c

Publicidad
  • 5 de 5 estrellas
  • Gay y lésbico
  • Roma

Todos extrañamos la fiesta, y aunque por el momento no se nos permite bailar en los antros y bares LGBTTTI que operan como restaurantes, un nuevo concepto ha comenzado a acaparar la atención en la Roma, se trata de El Sirenito, un espacio que revive lo que hace años se conocía como cena-show, pero con transformistas y una drag queen de planta que canta en vivo. Lo primero que debes saber para vivir una tarde en El Sirenito es que solamente opera los sábados, eso sí, con reservaciones previas, mismas que se agotan incluso con días de anticipación. Una vez que llegas a Oaxaca 137, solo tienes que subir al primer piso del local, pagar tu cóver ($250) y ya estás dentro, obvio, con todos los protocolos de seguridad que demanda la emergencia sanitaria. El menú es idéntico al que tienen el resto de la semana —comparte espacio con La Pescadería—; es decir, comida de mar. Hagamos aquí una pausa para decir que los precios son elevados, debido a la naturaleza de la carta, pero que la cuenta es más que justa por las delicias que vas a degustar. Probamos las tostadas de pulpo que son una verdadera gloria, así como el espectacular ceviche de pescado. Su carta es extensa, por lo que podrás disfrutar de almejas, ostiones, aguachile, calamares fritos, mojarras y camarones. También te recomendamos las hamburguesas de atún. Si vas con amigos, no les caería mal pedir una fuente de mariscos. En cuanto a las bebidas, pedimos los tragos de la casa. El primero se llama Vero, es a base de frutos rojo

  • 4 de 5 estrellas
  • Gay y lésbico
  • Zona Rosa

Fue una suerte de erótico déja vu. Hace algunos años, en el mismo lugar dónde ahora se levanta Sugar, se encontraba uno de los más históricos sex clubs para gais que han surgido en la Ciudad de México. No estoy seguro si era exactamente en el último local o el penúltimo de esa vecindad, de retoques franceses propios de la belle epoque. Pero es de agradecerse que el edificio mantenga su espacio para poblaciones de diversidad sexual.Sugar ha surgido como un espacio de incidencia drag en medio de la pandemia. Sabes que cualquier día no es un día cualquiera cuando, desde la calle y en el muro amarillo con el letrero en neón del mismo color, te toman la temperatura y anotan en una lista que lleva el control de los asistentes para no rebasar la capacidad permitida, de acuerdo a las reglas de la nueva normalidad. Por lo mismo, lo más conveniente es reservar con anticipación, sobre todo si se planea ir en grupo de amigos.El concepto de Sugar podría entenderse como una terraza algo estrecha partida a la mitad por un muro que soporta la consola del dj. La primera parte, con vista a los árboles, funciona como área de fumar. La segunda, desnivelada a modo de pequeño teatro, es donde se montó el escenario en el que Aurora Wonders, Liza Zan Zuzzi y Tiresias ofrecen su espectáculo musical que arranca oficialmente a eso de las siete de la noche, moderado por Malandro, un hombre de sombrero de copa, plumas púrpuras y ojos alterados por sombras darkis. El ambiente intenta resucitar un cabaret

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad