Hispala Beer Garden

Restaurantes Roma
  • 2 de 5 estrellas
1 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/7
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/7
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/7
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/7
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/7
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
6/7
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
7/7
Foto: Alejandra Carbajal

Desde el exterior, el encanto del lugar se hace notorio por la fachada y tus expectativas se disparan: una casona repleta de detalles, iluminación y dos letreros, uno con el nombre de Hispala y otro con un changuito que parece colgar de la pared. Por dentro, el encanto aumenta, pues lo primero que ves es una enorme terraza con paredes empedradas y un jardín colgante; algunas mesas están dispuestas a modo de tablones, para los grupos grandes. De inmediato se te antoja sentarte a tomar una cerveza, o tres.

Por recomendación del mesero comencé por probar la cerveza artesanal de la casa: Hispala. Un verdadero acierto, es una cerveza clara con aromas frutales, un gusto moderadamente amargo y, aunque espumó demasiado, la temperatura de servicio fue la ideal. 

Para comer, el menú contiene una selección básica y nada arriesgada de platillos, como ceviches, hamburguesas, tacos y cortes de carne.

La suerte en el territorio de los alimentos no estuvo de mi lado en esta visita. Después de esperar alrededor de 20 minutos llegó la entrada; los camarones roca. El mesero los preparó frente a la mesa mezclando todos los ingredientes: camarones capeados, bañados en una salsa de chipotle y mayonesa y con un poco de cebollín picado por encima. Crujientes, aunque muy grasosos, lo que más llama la atención de este platillo es la presentación: servidos en una concha sobre un plato con sal de grano. Un platillo vistoso, pero temeroso a sorprender con los sabores. 

Para continuar, solicité la carta de bebidas y pedí el coctel chill out soda, con frutos rojos y especias, como cardamomo. Un trago muy ácido y burbujeante, algunas notas a fresa, pero predominó lo agrio y el alcohol nunca apareció.

Para el plato fuerte, estaba entre el pulled pork o las BBQ ribs… ganaron las costillas. Llegaron pronto, calientes y muy atractivas a la vista con sus papas a la francesa haciéndoles compañía, un timbal con BBQ, cebolla caramelizada y un chile verde toreado. Excelentes: bien cocinadas, buena textura, dulces, ácidas y un toque picoso, seguramente por la pimienta. Las papas estaban un poco duras, pero con la salsa de chile de árbol que pusieron en la mesa recibieron un levantón. Este platillo despertó de nuevo mis esperanzas.

Para el postre se antojaban varios, pero, por mera curiosidad, ordené una malteada de bombón rostizado. La suerte me volvió a abandonar. Llegó 15 minutos después: estaba fresca, no fría, aguada, el sabor era similar a la vainilla y al sorberla pude sentir los trozos de bombón que no alcanzaron a licuarse, además, lo rostizado decidió ausentarse tanto en la vista como en el gusto, posiblemente un descuido de la barra. No la pude terminar.

El concepto de Hispala es atractivo, el beer garden te atrapa de primera vista. Pero, aunque amable, el servicio es muy lento y la cocina y barra necesitan organizarse de mejor manera. La comida no es el gancho de este lugar, pero tal vez la selección de 19 cervezas artesanales sí, tendremos que regresar a probar lo que nos faltó. 

 

Por Bernardo Robredo

Publicado

Nombre del lugar Hispala Beer Garden
Dirección Durango 175
Roma
México, DF
06700
Esquina con Monterrey
Horas de apertura Lun-mié 8am-11pm, jue-sáb 8-1am
Transporte Metrobús Durango
Precio Consumo promedio por persona $400

You may be interested in:

LiveReviews|0
1 person listening