Los Rotos

Teatro
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía de la producción)
1/4
Foto: Cortesía de la producción
 (Foto: Cortesía de la producción)
2/4
Foto: Cortesía de la producción
 (Foto: Cortesía de la producción)
3/4
Foto: Cortesía de la producción
 (Foto: Cortesía de la producción)
4/4
Foto: Cortesía de la producción

La muerte puede desencadenar el encuentro con otras verdades; incluso el reencuentro con nuestra historia personal. Esta es la idea central de la nueva puesta en escena del director Jesús Delgado (Hamlet en Caracas y Maldito amor) para crear, junto con otros miembros del Grupo Teatral Emergente Caracas, el libreto de Los Rotos en Casa Actum.

En la obra una mujer graba un video de despedida para su esposo y para otra persona que no identificamos pero que sabemos que existe. Luego se quita la vida. El viudo, tras ver la grabación, decide conocer a cada una de las personas con las que su esposa le fue infiel. A partir de ese suceso nos enrolamos en una serie de historias de amor inconclusas, fracasadas y desgastadas. Los personajes tienen algo en común: han sido heridos por el amor; entre depresiones y complejidades que replantean sentimientos como la soledad, la desesperación y la angustia. Al final, ¿cuántas veces no nos ha roto el amor?

El ambiente decadente y la naturaleza psicológica de los personajes son responsabilidad indirecta del escritor japonés Haruki Murakami cuyas novelas sirvieron de base para este proyecto. En el montaje destaca el trabajo de Perla Villarello y Sebastián Torres con interpretaciones limpias que impulsan a la psique de sus personajes. Sin embargo no sucede lo mismo con el demás elenco; por lo que la trama decae hasta perder conexión entre el espectador y el actor.

Algo que rescata al drama es el diseño de iluminación de Jesús Delgado y la selección musical del propio dramaturgo venezolano; así como de Alondra Montero, quien participa en la interpretación de algunas canciones grabadas. El problema reside en que Los Rotos queda meramente como un buen intento con ideas segmentadas sin generar empatía con el público. 

Por Time Out México colaboradores

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening