Calder: derechos de la danza

Arte, Escultura
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Gil Camargo)
1/14
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
2/14
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
3/14
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
4/14
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
5/14
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
6/14
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
7/14
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
8/14
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
9/14
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
10/14
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
11/14
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
12/14
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
13/14
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
14/14
Foto: Gil Camargo

Si has pasado por el Estadio Azteca seguro ha llamado tu atención una estructura negra con rojo ubicada en la explanada del coloso. El nombre de la escultura es Sol rojo y fue creada por uno de los artistas más importantes del siglo XX: Alexander Calder (1898-1976). El Museo Jumex presenta una retrospectiva sobre su obra titulada Calder: derechos de la danza.

El escultor y pintor estadounidense Alexander Calder es uno de los más reconocidos e innovadores del siglo pasado. Su importancia radica en las técnicas para esculpir que implementó. En lugar de usar materiales para dar volumen a las esculturas, delineó la masa con alambre. Con esto, rompió el mito de que las estatuas carecen de movimiento y se convirtió en uno de los referentes del arte cinético. Sus móviles fueron un punto de partida e inspiración para otros artistas.

Luego de casi 25 años de no exhibir su obra en nuestro país, el Museo Jumex retoma la importancia del escultor y su relación con Latinoamérica, específicamente en Brasil, Venezuela y México. La exposición curada por Alexander S. C. Rower, nieto del artista y presidente de la Fundación Calder, presenta 100 obras desarrolladas desde principios de los veinte hasta finales de los setenta.

La museografía fue realizada por Tatiana Bilbao y se inspiró en la “arquitectura emocional” del arquitecto mexicano Mathias Goeritz, quien tuvo un fuerte lazo de amistad con Calder.

La primera sala presenta obra del artista en orden cronológico, comenzando con pequeñas esculturas hechas sólo de alambre y terminando con grandes móviles carentes de volumen. La mayor parte de estas piezas fueron hechas en París, cuando el artista fue acogido por artistas y pensadores de las vanguardias. Destaca la obra Aztec Josephine Baker, un retrato escultórico de la bailarina y actriz parisina que cautivaba los cabarets franceses.  

También se exhiben por primera vez en nuestro país, las pinturas bidimensionales Snake and the Cross, White Panel y Red Panel.

La Galería 2 está dedicada a la escultura de gran formato y obras monumentales como Scarlet Digitals (1945), la cual se exhibió por un corto periodo y después se mantuvo por muchos años oculta en la casa del artista. También se observarán algunas fotografías de esculturas en diferentes países y maquetas de varias de sus obras.

Derechos de la danza es un testimonio de cómo se puede dotar de vitalidad a los objetos. Calder se valió de la experimentación con diferentes materiales y colores para darle movimiento a elementos que eran condenados a ser estáticos.

Por Gil Camargo

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening