La mejor guía de la Ciudad de México

Restaurantes, cafés, antros, bares, tiendas, museos, exposiciones, actividades para niños, teatros, cines, festivales, conciertos y más en la CDMX

Cumbé, la cafetería que está enamorando a la Roma
Restaurantes

Cumbé, la cafetería que está enamorando a la Roma

Adictos del café: ¡bienvenidos!, acá encontrarán su néctar. Cumbé es un lugar pequeñito pero reconfortante. Tiene apenas tres mesitas, una barra que destaca por su diseño limpio y, al fondo, Plantavera, un espacio pequeño donde puedes comprar plantas y macetas. El lugar se siente como la casa de la abuela: lleno de verde, apapachador y calientito. Lo mero bueno es el café (¡y qué café!). Ofrecen diferentes métodos de extracción: V60, kalita, prensa francesa, chemex, ¡lo que quieras! Y lo mejor: los baristas te recomiendan el grano que le va mejor al método de extracción que elegiste, no sin antes llevarte a la mesa dos o tres opciones y explicarte sus características aromáticas para que puedas decidir. Así de pro. También hay varias opciones de tés e infusiones. Para acompañar tu bebida tienen algunos panes como croissants, panqués de matcha o, nuestro favorito, bizcocho de piña: un rectángulo pequeño, suave como almohada y relleno de mermelada (tip: échatelo con el flat white…¡delicia!) Si eres un ñoñazo del café, este lugar no te quedará a deber. Al contrario, fomentará tu espíritu curioso. Se vale ir y aprovechar el conocimiento de los baristas, probablemente más ñoños del café que tú. Ellos te explicarán todo lo que quieras saber y te recomendarán la bebida que estás buscando. Además, lo harán con una sonrisa. Te recomendamos: Cafeterías en la CDMX que sirven solamente café mexicano

5 películas imperdibles de la 68 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca
Cine

5 películas imperdibles de la 68 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca

Ya estábamos muy acostumbrados a las dos temporadas de la Muestra Internacional de Cine que cada año albergaba la Cineteca Nacional. Sin embargo, este 2020, a causa de yasabenquévirus, la primera ración no llegó; por eso nos emociona tanto que sí ocurra el segundo bloque, el de noviembre: la edición 68. Seguro, como nosotros, quieres devorarte toda la programación. Pero seamos honestos: entre que los boletos se acaban en un abrir y cerrar de ojos, y los tiempos laborales/escolares no rinden ni en tiempos pandémicos, muy probablemente tendrás que seleccionar solo algunos títulos. ¡¿Pero cuáles?! Manten la calma que aquí te decimos cuáles son, para nosotros, las películas imperdibles de la 68 Muestra Internacional de Cine. Recomendado: 11 documentales de arte.

Descubre la tercera versión de Chico conoce a chica
Teatro

Descubre la tercera versión de Chico conoce a chica

Esta obra es, como su nombre lo dice, la historia de un simple y llano encuentro entre dos personas, pero con un planteamiento inteligente y que no es lo que parece. Escrita por Adriana Pelusi —una de las creadoras de contenido audiovisual con más presencia en nuestro país—, Chico conoce a chica juega con los convencionalismos de las típicas comedias románticas, los cuestiona y crea diálogos mordaces que detonan un montón de preguntas que bien podríamos hacernos cualquiera de nosotros sobre cómo iniciar o terminar una relación. Esta tercera versión de Chico conoce a chica es una de las más acertadas, no solo por fiel a su humor, sino porque logra conectar de manera directa con su público gracias a la dirección de Rina Rajklevsky (La estética del crimen), quien pone a su servicio a cuatro jóvenes, pero experimentados actores: Jerry Velázquez, Paola Arrioja, Luz Aldán y Alex de Hoyos, a quienes compromete con la ficción, logrando que cada línea que se dice tenga sentido, y que los contrapuntos y grandes momentos caigan justo en tiempo. A esto hay que sumarle la elección del dispositivo escénico diseñado por Sergio Villegas, el cual es aparatoso, sí, pero termina haciendo físico el camino que cada uno de los personajes recorre a lo largo de la puesta. El resultado es un montaje cercano que logra evidenciar con audacia cómo todo aquello que nos dijeron que “tenía que ser”, termina por no servir, por confundirnos más y por hacerlo todo más complicado. Recomendado: Todo lo que sabemos del musical Ghost, la sombra del amor.

Honesta Shop: lo mejor de la moda sustentable latinoamericana
Shopping

Honesta Shop: lo mejor de la moda sustentable latinoamericana

Haz y memora y calcula cuántas prendas de fast fashion hay en tu closet. Tal vez 10, 15, más de 30. No te sientas culpable, no te vamos a juzgar. Todos en algún momento recurrimos a estas tiendas porque es muy fácil encontrar ropa —que a simple vista luce espectacular— a precios muy accesibles. Sin embargo, no está de más tener en el radar nuevas alternativas para vestirnos de manera responsable. Una de ellas es Honesta Shop, una es una nueva plataforma de ropa y joyería que reúne marcas latinoamericanas centrándose en proyectos sustentables. Este proyecto creado por Sandra Escobar tiene dos objetivos muy claros: crear conciencia sobre nuestro consumo de moda y dar a conocer marcas que verdaderamente se preocupan por cuidar al planeta. Como una apasionada por contar historias que importan, Sandra está convencida que si nosotros como consumidores entendemos el valor del slow fashion (proyectos que rechazan la producción masiva y le apuestan a prendas con mejor calidad), será más fácil encontrar un balance entre el amor por la moda y el consumo responsable. Por ello, seleccionó cuidadosamente a una veintena de firmas que incorporan materiales y técnicas sustentables. Ella misma se encargó de contactar a los diseñadores, fue a los talleres y verificó que las propuestas cumplían con la ideología de moda responsable. Hasta el momento la tienda online ofrece ropa y accesorios de marcas como Cancino, Lordag Sondag, Casilda Mut, Marika Vera, Piso Uno, Ohja, Biupcycle y Sangre de mi Sangre. Una buena noticia es que hay prendas bastante accesibles, no necesitas gastar media quincena por un blazer o un bolso vegano. Los precios van desde los 800 hasta los 5,500 pesos, de acuerdo a la firma. Fotos: Cortesía Honesta Shop. Por otra parte, Honesta Shop también colabora con los diseñadores para desarrollar piezas exclusivas. Tal es el caso de la Box Bag Rainbow, la primera pieza lanzada en conjunto con la marca mexicana Elieen García. Este bolso se elaboró a partir de placas fabricadas con envases reciclados de PEAD (Poliuretano de Alta Densidad) como los que se utilizan para shampoos y detergentes. Honesta Shop promete ser un escaparate muy interesante para propuestas de moda ética. Dale una oportunidad y haz conciencia antes de caer, por enésima vez, en las redes del fast fashion. Honesta Shop. IG@honesta_______ Recomendado: Las mejores tiendas vintage y de segunda mano en la Ciudad de México y 10 librerías de viejo que debes conocer en CDMX.

Ediciones Marea, la nueva plataforma digital con arte accesible
Arte

Ediciones Marea, la nueva plataforma digital con arte accesible

Si después de visitar las galerías y museos en la CDMX te quedaste con ganas de llevarte esa pieza que es ideal para ti, checa lo que Ediciones Marea tiene para adquirir piezas de arte contemporáneo con gran valor artístico a precios mucho más accesibles. Dr. Lakra, Claudia Fernández, Pedro reyes y Mario García Torres son los artistas con los que se inauguró Ediciones Marea. En su portal podrás encontrar las piezas limitadas, numeradas y firmadas por cada uno de estos artistas. Todo esto con el objetivo de promover el coleccionismo entre generaciones más jóvenes. El proyecto está liderado por la directora creativa y artística, Rita Marimen, en conjunto con el coleccionista y empresario, Rodrigo Peñafiel, además de Jacob Flood, experto en la comercialización y ventas de arte contemporáneo. Juntos planean entablar una conversación sobre arte que se extiende desde las paredes de los museos y galerías, hasta la comodidad de tu hogar, a partir de las piezas de las que disponen. Foto: Cortesía Ediciones Marea Cabe mencionar que todas las obras están hechas específicamente para el proyecto, por lo que no las encontrarás en otro sitio. Ediciones Marea agregará piezas a su catálogo de artistas mexicanos y extranjeros en los meses posteriores, con el común denominador de ser artistas consolidados, pero que navegan por diferentes corrientes del arte contemporáneo. Por ahora, podrás encontrar la escultura Chacmool de Pedro Reyes, inspirada en la enigmática escultura mesoamericana. Por su parte Carla Fernández presenta una litografía en papel algodón bajo el título Selva naranja. Dr. Lakra realizó una Criatura anormal con cabezas intercambiables, la cual es una figura de plástico fundido con cabezas intercambiables, disponible en rosa y verde. Por último, Mario García Torres exhibe una lámpara en bronce bajo el título Xoco se convirtió en un fantasma. Ediciones Marea. Catálogo.

Nuevos restaurantes reseñados en la Ciudad de México

Antolina
Restaurantes

Antolina

Ha circulado un post que dice “lo que pones en tu plato es más político que lo que pones en Facebook”. Y esas palabras se materializan en Antolina, el lugar de cocina mezcalera en la Condesa. En Antolina, todas las verduras son de chinamperos de Xochimilco y los productos acuícolas y marinos provienen de proyectos de pesca sustentable —un esquema pesquero que captura considerando la permanencia de las especies y la salud del ecosistema—. Y sí importa que los productos de las chinampas y los modos de producción sustentables lleguen a las mesas de los restaurantes para establecer cadenas de consumo más saludables: desde el campo —o el mar— hasta tu mesa, los productos que consumes en Antolina no han dañado ecosistemas, pero han beneficiado a familias e individuos, y cada una de las personas que participaron para que tú puedas disfrutar de tu mezcalito y tu taquito, recibieron un dinero justo por su trabajo. Es decir, no fueron explotados. Pete Mezcales, director general de Antolina, cuenta que Antolina era una cocinera tradicional de Veracruz, y eligieron hacer un homenaje a la energía femenina y a las mujeres en la cocina a través de ella. A lo mejor al llegar a Antolina uno no espera lo que está por venir. El lugar es sencillo, pero aquí viene a colación la frase que nos decían las abuelas: no hay que juzgar a un libro por su portada. Si bien la apariencia de Antolina puede transmitir limpieza, sencillez y la calidez de barrio, al sentarte a la mesa verás que la apuesta culinaria llega más lejos que la de muchos otros restaurantes, más pretenciosos y maquillados.   Para empezar, la oferta de mezcales en Antolina es espectacular. Todos los han incluido en su menú pensando en el concepto del consumo responsable; es decir, se aseguran que el dinero que se paga por el producto llegue a las manos de los productores. También hay algunas opciones de pox, cervezas independientes mexicanas y una carta muy atinada de vinos mexicanos. La cocina se distingue por sus propuestas; ingredientes y técnicas tradicionales mexicanos, pero con su pimpeada para darle un toque urbano y actual. Nosotros probamos la degustación de tostadas: una de aguachile de camarón, otra de kampachi y —mi favorita— una de pata, que me llevó directito a mi infancia, al comedor de mi abuela. Después una ensalada con verduras de la milpa: verdolagas súper turgentes y llenas de sabor, brotes de betabel, pepitas de calabaza que hacían de esta ensalada una más crocante y juguetona y, para más complejidad, un poco de queso. Luego le entramos a unos molotes de plátano con mole que viene desde la Sierra Mixe, y un taquito de chapulines con hoja santa y quesillo chinampero. Todavía le seguimos: nos echamos un pulpo a las brasas, que estaba en su punto de cocción y con ese saborcito a adobo y a fuego que siempre abraza, y, para rematar, unas hiper sexys flautas ahogadas de carne de res que van servidas con un tuétano. Y sí, hubo espacio para el postre: un fondant de chocolate y un pan de plátano que saben al apapacho materno de la infancia. Qué dicha. En cuanto a las bebidas, si no le haces al mezcal, también hay una propuesta bastante concisa de coctelería. Además el personal de servicio es súper amable y, lo más importante, le saben. Te recomendarán lo mejor para ti y hasta te sacarán una sonrisa con su entusiasmo. Lo que debes de saber es que Antolina no es un lugar barato. Pero “caro” tampoco es la palabra: se paga lo justo. Como comensal, también toca ayudar a robustecer la cadena de comercio responsable que en Antolina han construido con tanto esfuerzo. Así que pásale, échate un mezcal, come delicioso y sé tan feliz como fuimos nosotros.

Pollo Bruto
Restaurantes

Pollo Bruto

Pollo Bruto surge como un oasis entre un desierto de propuestas culinarias homologadas y, francamente, ya aburridas. Antes de la pandemia, el espacio que ahora alberga a Pollo Bruto estaba destinado para ser un restaurante de manteles largos. Pero pasó lo que pasó y ahora este lugar, vestido a modo de puesto callejero en una esquina, ha roto los feeds de Instagram y ha llegado a los corazones de quienes lo visitamos. Cuando llegues, verás bancos de plástico y mesas conformadas por un huacal y una tabla de madera: lienzo del hiper festín que está por venir. En la carta hay pollos o quesos panela con distintos adobos (verde, rojo y amarillo), que puedes pedir enteros, por taco, en ensalada o en bowl. También hay (¡bendito Dios!) caldos picositos, reconfortantes, apapachadores y que te curarán de cualquier pecado. Mi consentido, el caldo con pollo, lleva garbanzo, arroz, aguacate, tiritas de tortilla frita y trocitos de pollo (tip: el plato es súper abundante, pídelo dividido para compartir). Elegir guarnición es más difícil que escoger tu starter en Pokémon: el arroz ranchero sabe al abrazo materno; el pico bruto es un alarde de técnica y de la capacidad de innovación de Nano, el chef ejecutivo; los frijoles charros con tortillas de harina harán a nuestros hermanos norteños que habitan en la Ciudad de la Esperanza sentirse como en casa… total, ve con hambre para que lo pruebes todo. La carta de bebidas es breve: agua mineral, refresco de cola, cerveza Carta Blanca, mezcal y, las estrellas de la casa, las naranjadas, que están hechas con naranja natural y que puedes pedir con o sin mezcal. Ahora, imagínense ustedes que el postre es tan, pero tan rifado, que no tienen más que ese: el sándwich de nieve. Se trata de un helado de pay de limón entre dos galletas, lo suficientemente crujientes y firmes como para que no hagas el ridículo mientras te comes un helado con las manos. Si vas en fin de semana, revisa los especiales: tienen colaboraciones frecuentes con otros restaurantes de la zona. Pollo Bruto es la nueva joya de la Roma, y aquí les dejamos (con mucho trabajo emocional) nuestros tres imprescindibles: Pico Bruto La versión pimpeada del pico de gallo que, además de los ingredientes que ya conoces, lleva tabule maíz. $45 Taco de pollo Escoge el adobo que sea, no hay falla. Es más: cómete uno de cada uno, con su limón y su salsita, estos tacos saben a amor del bueno. $49 Sándwich de nieve No te vamos a dejar ir sin postre: helado pay de limón entre dos galletas bien crujientes. Una verdadera delicia. $40    

Stone Rex
Restaurantes

Stone Rex

Imagínate: un brisket con 16 horas de cocción, un pastrami que fue marinado por seis días, unos pepinillos hechos en casa y tu chelita artesanal. Todo esto mientras disfrutas unos acústicos que se llevarán a cabo con todas las medidas de seguridad e higiene en tu ya conocido y querido Foro Indie Rocks! Así te espera Stone Rex, el nuevo restaurante dentro del Foro. El concepto es un BBQ tradicional; hasta tienen su propio BBQ smoke pit, al puro estilo texano y adaptado en un tanque viejo de gas. Ahí, el chef Paco Pizarro, quien ha sido apasionado del BBQ desde hace años, se ha encargado de crear un concepto totalmente gringo, con las estrellas que no pueden faltar: costillas —tan suaves que se les sale el hueso con solo jalarlo un poquito—, pulled pork y brisket, hechos con un rub de ajo, especias y, para darle ese toque mexa, un poco de Miguelito en polvo. Todo está hecho al carbón y en leña de encino, que aporta a las carnes un sabor ahumado, y cada platillo del menú pasa por cocciones de entre 14 y 16 horas. La propuesta culinaria se completa con el ambiente del lugar: platos desechables —pero ecológicos—, mesas largas de madera que parecen el patio trasero de una casa gringa y que invitan a hacer sobremesa el domingo por la tarde. En Stone Rex le apuestan a las chelas artesanales, principalmente Hércules y Cerveza Charro, aunque tienen muchas otras marcas independientes e industriales. Si lo tuyo son los cocteles, aquí cuentan con una propuesta fresca y cumplidora de tragos. Con el aprovechamiento del espacio y la oferta de comida y bebida, Stone Rex se antoja para ir a pasar la tarde o hasta para instalar la oficina por un día, ver un partido de fútbol o disfrutar de las noches de stand up. Además tu perrito está más que invitado.

Umai
Restaurantes

Umai

Hay experiencias culinarias que empiezan desde que uno llega al lugar. Tal es el caso de Umai, ubicado en Casa Basalta, una casa de estilo porfiriano. Umai está al fondo del lugar, y resguarda una propuesta de un diseño esmerado que estuvo a cargo del interiorista Alexander Díaz Anderson. La primera parte del restaurante tiene una barra de sushi, donde puedes ver a los cocineros filetear pescados que vinieron desde Japón, España, Nueva Zelanda o Baja California. Después está la terraza; sobria, sencilla y totalmente abierta para que, te sientes donde te sientes, puedas ver la siguiente parte: el jardín. Éste estuvo a cargo de Planta Diseño Botánico. La propuesta culinaria es de una cocina japonesa tradicional, pero en un ambiente informal. En Umai te dejarán la salsa ponzu y la soya en la mesa, y hasta te ofrecen tus chilitos toreados. Nosotros le dimos con todo: empezamos con la ensalada de algas que va aderezada con cítricos y ajonjolí, aparentemente muy sencilla pero, a la vez, puro alarde en la técnica: las algas, súper verdes, turgentes y cortadas con extremo cuidado, tenían muchísimo sabor. Seguimos con sashimis de totoaba y de salmón que vienen con un poquito de wasabi. El pescado, fresquísimo, llega todos los días a Umai, y esa frescura se siente en el plato. Le ayudan los cortes, que deben de ser súper precisos para que el sashimi tenga esa textura suave, que casi se deshace. También probamos el rib-eye udon —fideos udon, rib eye y nada más—, que llegó a la mesa con un plato de chile en polvo que le queda de maravilla. Y como el rib eye es una joya, nos echamos también unas gyozas, que vienen con salsa de ajonjolí. La carne, tan suave, se deshace al morderla. Teníamos que probar también los nigiris. En todos los casos, el pescado era fresquísimo y lleno de sí mismo; cada uno con su sabor particular. Te recomendamos probar los de atún, macarela y anguila. Por supuesto, el pescado es el protagonista, pero también hay que fijarse en el arroz: cocido a la perfección para lograr la textura glutinosa que sostiene a todo el bocado, y del tamaño perfecto —esto es prueba de fuego en el sushi: todo debe de ser del tamaño adecuado para comerse de un bocado—. Probar un nigiri en Umai es entender el concepto y el esfuerzo del restaurante; los productos son excelentes, fresquísimos, pero el mérito técnico también es sobresaliente. La coctelería es súper propositiva: cocteles tradicionales con ingredientes mexicanos o japoneses, pero siempre cuidando el balance y la frescura. Nosotros probamos la margarita Umai con maracuyá y sal de alga nori, y el imprescindible umeshu spritz, con prosecco y licor de ciruela, fresco, equilibrado, y con una acidez riquísima que invita a comer más. Ahora, aquí viene la súplica: deja espacio para el postre. Es una misión difícil, cuasi imposible, pero vale la pena probar el pastel de coco, esponjosito, caliente por dentro, ligero, feliz y libre de gluten. Umai es un lugar presumido de sus ingredientes, sus técnicas y su diseño. Pero al mismo tiempo es cálido y cómodo. Puntos extra porque le dan al comensal la libertad de aderezar su comida como quiera. Definitivamente el nuevo imprescindible de la Roma.

Ver más nuevos restaurantes reseñados en la Ciudad de México

Recomendaciones para disfrutar la CDMX

Recorridos virtuales por 15 de los museos favoritos de la CDMX
Arte

Recorridos virtuales por 15 de los museos favoritos de la CDMX

José Emilio Pacheco escribió Las batallas en el desierto con el corazón en la mano, sus letras estaban plagadas de una nostalgia profunda al verse en una Ciudad de México completamente cambiada y revolucionada. Cuando lo leí, sentí la extraña sensación de que me pasaría lo mismo que a Carlitos, ese personaje del libro que se introdujo en la inevitable evolución de la capital. No supe cómo calmar mi ansiedad y me fui a los lugares que, a pesar de todo, seguirán de pie. Caminé entre los murales de Rivera y Siqueiros en Bellas Artes, recorrí las recámaras de Maximiliano y Carlota en el Castillo de Chapultepec y terminé en Coyoacán. Entonces pensé que no hay mal que no cure un paseo por los lugares emblemáticos de la CDMX; así vivamos un temblor o el COVID-19, nuestros recintos históricos seguirán de pie y listos para reconfortarnos. Entiendo que tus planes para esta cuarentena, además del trabajo remoto, se resuman en Netflix y uno que otro libro en PDF, sin embargo; ¿qué harás cuando sufras la crisis existencial a lo Pacheco? No debes preocuparte, porque los tours vistuales de museos por las páginas oficiales de los recintos y Google Arts & Culture están listos para llenar tu hogar del verdadero espíritu capitalino que subyace en el arte y la cultura. Recomendado: Viaja a los museos favoritos de Nueva York con estos tours virtuales.

Cafés para amantes del diseño en la CDMX
Restaurantes

Cafés para amantes del diseño en la CDMX

Hay cafés de especialidad cuyo distintivo, además del sabor, involucra un llamativo diseño interior. Tomar una buena taza con granos tostados puede volverse una experiencia sensorial si sabes dónde buscar los secretos cafeteros en la ciudad. Además de buscar cafés para ir con tus amigas o lugares para desayunar, date un respiro y déjate consentir en estos espacios que captan a la vista y al gusto; inclusive puede tocarte alguna cafetería con terraza y entonces el disfrute se maximiza al estar al aire libre. Recomendado: Restaurantes para amantes del diseño en la CDMX.

Las 50 mejores cosas que hacer en la CDMX
Qué hacer

Las 50 mejores cosas que hacer en la CDMX

ENERO 2020. Año nuevo, cosas increíbles que hacer en la CDMX nuevas. Además de los lugares y eventos que consideramos icónicos en la ciudad, añadimos nuevas aperturas de restaurantes y bares, como Waikiki Tiki Room con sus cocteles tikis, proyectos como Onda Mundial y sus residencias de música electrónica, e incluso festivales, como la primera edición de Ceremonia en la Ciudad de México. No podían faltar opciones de la Juárez, uno de los 20 barrios más cool del mundo, pero también de lugares como Xochimilco y la Doctores.  Escoger las mejores cosas que hacer en la Ciudad de México es una tarea abrumadora si consideras que es la segunda ciudad más grande del mundo. Así que nos dimos a la tarea de recorrerla y seleccionar los eventos, lugares, actividades gratis y los hot spots tanto para turistas como para locales. Encontrarás desde vestigios prehispánicos hasta joyas de arquitectura ecléctica, un proyecto para practicar spinning en un rascacielos y un speakeasy para salir de noche. También recorridos nocturnos por los mejores museos de la ciudad, contemplar el amanecer a 65 metros de altura y proyecciones de cine al aire libre en medio de un lago. Además de visitar los 50 mejores restaurantes y los 20 mejores bares de la CDMX, atrévete a descubrir estas experiencias imprescindibles en la ciudad. ¿Has hecho algo de esta lista y te encantó? Compártalo con el hashtag #TimeOutDoList y etiqueta a @TimeOutEverywhere en Instagram. Obtén más información sobre cómo Time Out seleccio

Actividades gratis en la Ciudad de México
Qué hacer

Actividades gratis en la Ciudad de México

De enero a diciembre, la Ciudad de México tiene muchos eventos para disfrutar tanto al aire libre como en diferentes recintos. Elegir entre toda la oferta puede ser complicado, sobre todo si tenemos que considerar nuestro presupuesto. Pero no te preocupes, también hay eventos gratis en la CDMX para que no te preocupes por gastar un solo peso y disfrutes desde exposiciones y conciertos hasta obras de teatro, festivales y ferias gastronómicas. Recomendado: Las 25 mejores cosas que hacer en la CDMX.

Los mejores eventos LGBTTTI en la Ciudad de México
Gay y lésbico

Los mejores eventos LGBTTTI en la Ciudad de México

No solo en los antros y bares gay suceden cosas para la comunidad, también hay opciones de teatro LGBTTI, stand up, shows drags, vogue y más opciones dirigidas a la comunidad gay en la CDMX. ¿Estás listo para armar tu agenda? Recomendado: Nuevos antros y bares gay en la CDMX.

Los 50 mejores restaurantes en la CDMX
Restaurantes

Los 50 mejores restaurantes en la CDMX

Bienvenido a La lista COMER de Time Out México, un listado con los 50 mejores restaurantes en la CDMX. Encontrarás lugares imperdibles de la gastronomía que habita en los rincones de una de las metrópolis más grandes del mundo, porque no podemos negar que comer es una de las mejores cosas para disfrutar la ciudad. Estos son los 50 lugares más deleitables para probar frescos, innovadores y memorables. Todos son reseñados de manera anónima por expertos locales para vivir la experiencia de cualquier comensal. La oferta de restaurantes es variada, desde cocina de producto con recetarios inigualables hasta las mejores garnachas de la CDMX, de la mano de restaurantes y cafés con comida reconfortante. A pesar de que es una tarea compleja, dimos con los 50 mejores restaurantes de la CDMX. Pide tu mesa, ordena lo que tus sentidos indiquen ¡y a disfrutar! Recomendado: Las 25 mejores cosas que hacer en la CDMX.

La Ciudad de México por zonas

Juárez
Qué hacer

Juárez

Este año hemos visto incorporarse nuevos lugares a la oferta gastronómica y de entretenimiento de la Juárez, que no solo han revolucionado la colonia sino que ya son un emblema de la CDMX. Atrévete a vivir nuevas experiencias y descubre una nueva ola creativa en la Juárez, tanto en proyectos gastronómicos como de diseño. Niddo con su comida reconfortante, los sabores increíbles de Joe Gelato para disfrutar en el verano y la propuesta de la diseñadora Carla Fernández, son solo algunas de las joyas de la colonia. Desde un speakeasy con una mixología envidiable y galerías hasta restaurantes a cargo de chefs reconocidos, como Elena Reygadas y Eduardo García, te recomendamos estos espacios imprescindibles para redescubrir la Juárez, una de las colonias más cool de la CDMX. Recomendado: Guía completa de la Juárez.

San Ángel
Qué hacer

San Ángel

Si algo nos atrae de San Ángel es lo pintoresco de sus calles empedradas, su arquitectura colonial y las flores de bugambilia (o buganvilia) que desfilan en primavera. La historia de esta colonia vecina de Chimalistac y Altavista comenzó con los carmelitas y los dominicos en el siglo XVII cuando llegaron al entonces pueblo de Tenanitla. Los carmelitas construyeron el Convento de El Carmen en las cercanías del Río Magdalena, que está entubado en esta área desde 1930. Su arquitectura se forjó gracias al carácter veraniego de la zona, donde los adinerados edificaron sus casas de descanso cerca del convento (sí, la ciudad no era tan grande y esta zona se consideraba como un espacio campirano). Si San Ángel es considerado un barrio mágico no es para menos. Espacios como el Museo de Arte Carrillo Gil, cuya colección está integrada por obras de Rufino Tamayo, David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera; el Museo Casa Estudio Diego Rivera, obra funcionalista de Juan O’Gorman, y el Centro Cultural San Ángel son una muestra de que se trata de un epicentro cultural. Además, en torno a la Plaza San Jacinto se destribuyen cafés, tiendas y galerías de arte que lo vuelven un punto de encuentro. Qué decir del tradicional Bazaar Sábado que religiosamente se pone cada fin de semana. Te invitamos a redescubrir esta colonia al sur de la CDMX, en la que vivieron los pintores Frida Kahlo y Diego Rivera y el diplomático Isidro Fabela. Recomendado: Las 25 mejores cosas que hacer en la C

Tláhuac
Qué hacer

Tláhuac

Tláhuac es más que “el otro Xochimilco”. Los primeros pobladores de la alcaldía se instalaron en la entonces Cuitláhuac, una isla situada entre los lagos de Chalco y Xochilmilco la cual se encontraba a atravesada por una calzada que la conectaba en ambos extremos. Es también el primer lugar donde se sembraron olivos en México; Fray Martín de Valencia plantó los primeros árboles de este tipo en lo que ahora se conoce como el Parque de los Olivos. La riqueza de Tláhuac y uno de sus tesoros mejor guardados son las zonas lacustres que resguarda (70% de su territorio es zona de conservación ecológica), de las pocas que aún se conservan en la CDMX. Los Humedales de Tláhuac son una reserva ecológica con cerca de 800 hectáreas a donde arriban cientos de especies de aves tanto nativas como migratorias, que provienen de Canadá y Estados Unidos. La alcaldía, además, se compone de siete pueblos de origen prehispánico: Santiago Zapotitlán, Santa Catarina Yecahuizotl, San Francisco Tlaltenco, San Nicolás Tetelco, San Pedro Tláhuac, San Ixtayopan y San Andrés Mixquic (un emblema de la celebración de Día de Muertos en la Ciudad de México que recibe año con año a miles de turistas). Aún quedan chinampas, un método de agricultura prehispánico. Su nombre precisamente alude al “lugar que posee vegetación acuática”. Y es que tules, lirios y chilacaztle rodean las zonas lacustres de Tláhuac. En esta alcaldía aún se cultivan huazontles, quelites y maíz, por lo que es común encontrar estos productos

San Rafael
Qué hacer

San Rafael

No, la San Rafael no es la nueva Condesa. Tampoco la nueva Roma. En realidad fue la primera de todas. Estos terrenos, que durante gran parte de la época colonial pertenecieron al Ejido de la Horca, empezaron a fraccionarse en 1852 con el nombre de Colonia de los Arquitectos, antes incluso que las famosas Santa María la Ribera y Guerrero. Esto la convierte en la primera colonia fuera de la traza original de la Ciudad de México. Revisemos a continuación algunas razones para conocer, redescubrir o incluso mudarse a la colonia de los Limantour y los Icaza, los arquitectos Antonio Rivas Mercado y Francisco Serrano, las pintoras Leonora Carrington y Remedios Varo, los teatros importantes, los primeros cines, las embajadas del porfiriato, las logias masónicas del rito escocés, las nuevas galerías de arte contemporáneo, los primeros cementerios. Se trata de una colonia con un pasado abundante, pero sobre todo con un futuro emocionante en el que podemos participar desde ya.

Milpa Alta
Qué hacer

Milpa Alta

En una de las ciudades más grandes del mundo, la CDMX, también hay una zona rural con paisajes verdes, calles empedradas, iglesias y comunidades que aún hablan lenguas indígenas: Milpa Alta, la segunda demarcación más grande de la Ciudad de México, 288.13 km cuadrados, y curiosamente la menos poblada con 137,927 habitantes. Aquí no abunda la gente, pero sí lo más rico de nuestra metrópoli en cuanto a productos alimenticios naturales.En una población en la que el 4.1% habla al menos una lengua indígena (el primer lugar en la CDMX), las familias se conocen y se agrupan en pueblos, todos productores y artesanos. Tenemos así desde un Santa Ana Tlocotenco con productores de nopal hasta un San Pedro Atocpan con su feria del mole. Pero no es así de sencillo, pues de cada 10 nopales que se producen en CDMX, ocho son cultivados en Milpa Alta y el 90% del mole que consumimos proviene de dicha alcaldía. La lista de productos estrella que consumimos día con día es aún más extensa, destaca el maíz, la mayoría de los 2,397 productores se concentran aquí: se cultiva el maíz milpa, azul, amarillo, cacahuacintle blanco, palomero, pozolero y azul con olote blanco, por mencionar algunos. El amaranto, los hongos y las flores comestibles también decidieron erguirse entre las milpas de esta zona. Probablemente dicha belleza de esta tierra sirvió de apaciguamiento, al menos en espíritu, para Emiliano Zapara que en 1914 encontró en el poblado de San Pablo Oztotepec el lugar ideal para refugiar su tr

Coyoacán
Qué hacer

Coyoacán

Lo mejor de una de las áreas más populares del sur de la Ciudad de México Comer y beber en la zona El nombre proviene del náhuatl y significa "lugar de coyotes". Coyoacán se mantuvo completamente independiente de la Ciudad de México durante el periodo colonial, en el siglo XIX. En 1857, el área fue incorporada en el Distrito Federal. Muchos de sus espacios han conservado sus diseños, plazas y calles estrechas. De su oferta cultural destacan los museos Frida Kahlo, Diego Rivera-Anahuacalli, Leon Trotsky, Nacional de las Culturas Populares y el Nacional de las Intervenciones. El centro de Coyoacán, con su jardín Centenario y su Plaza Hidalgo es un paseo casi obligado. Para irse de fiesta por la noche La B o Centenario 107 son muy buenas opciones, aunque El Hijo del Cuervo ha logrado convertirse en un clásico de la zona. En 2011 fue designado Barrio Mágico del DF. Qué hacer en Coyoacán Más artículos sobre el área Bar-hopping en Coyoacán Madre Malintzin Una mezcalería muy bonita, con muebles aventajados de colores pastel. Bueno para: Ir con un amigo que no ves hace mucho tiempo pero con quien urge ponerte al tanto, netear y echar mezcal. Qué pedir: La pareja perfecta: mezcal y cerveza. Si te da hambre, las flautas de jamaica están decentes. Música: Reggae a un volumen que no interfiere con el chisme. Como plus, su acústica es muy buena, no se encierra el ruido y se puede platicar a gusto. Anselma Uno de los estrenos más recientes de la zona. Esta parrillada ha despertado mucha cu

Ver más zonas de la Ciudad de México